José Gregorio Fernández: un padre adoptivo que se dedica a conformar familias de corazón

José Gregorio Fernández: un padre adoptivo que se dedica a conformar familias de corazón

Cada experiencia que vivimos nos deja una impronta que con el tiempo nos permite retrotraernos para entender la importancia que tienen en la construcción del destino. Así lo ve José Gregorio Fernández Barreto, sociólogo, padre adoptivo de dos hijos y director ejecutivo de la Asociación Civil Proadopción, quien ejerció como primer Director Ejecutivo de Hogar Bambi después de haber trabajado con la organización como consultor y asesor, es consultor de la Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar (RELAF), miembro de la directiva de la red de organizaciones civiles venezolanas Sinergia y de la Red por los Derechos Humanos de los Niños Niñas y Adolescentes (REDHNNA) en Venezuela.

[read more=” LEE MÁS ” less=”LEE MENOS”]

Su hijo Andrés es un futbolista y estudiante de Derecho, mientras que Adrián es un insigne bailarín de hip hop que ha estudiado con Anita Vivas. Con ellos y su esposa se suelen escapar a un apartamento en la playa para relajarse un poco, aunque él siempre está pendiente de las llamadas de “progenitoras con embarazo en crisis”. Aunque desde ProAdopción no promueven la actividad, los contactan muchas mujeres que desean dar sus hijos en adopción. “Atiendo el teléfono en cualquier momento, la hago saber que todo va a estar bien con su bebé junto a la nueva familia y va a estar bien si desea conservarlo, pues estará feliz de estar con ella”. Esa es su misión, siempre apostar por el amor, trabajar desde allí, asegura.

Con los años recuerda que el tema había sido muy natural para él. Su mamá quedó huérfana a temprana edad en circunstancias dramáticas: su madre había sido asesinada, así que una tía la acogió, protegió y crió. Reconoce entonces no solo la sensibilidad adquirida a través de la historia familiar, sino de unos padres que describe como eternamente enamorados, quienes les dieron cariño, valores y fines de semana de mucho disfrute, pero que trabajaban muchísimo y apenas los veían en las noches durante la semana. “Mi hermano y yo los admiramos, pero también nos sentimos un poco solos”.

Apasionado por ayudar

Junto a su esposa emprendió el camino para adoptar después de algunos años sin concebir. “Descubrí como ciudadano, como papá y como sociólogo un mundo que desconocía aunque todos creían que debía”, dice con humor. Había trabajado como analista sociopolítico en un centro de investigación y luego lo hizo para Miraflores, por lo que supo de las casas hogares cuando vivió lo que describe como una “experiencia maravillosa” pero al mismo tiempo, con muchísima falta de atención. “Me había dicho que algún día trabajaría en eso”.

De interés  Perfil: Luis López Chejade, nuevo ministro de Salud

Un día cualquiera, cuando hacía unas encuestas industriales cerca del Hogar Bambi donde conoció a su primer hijo, pasó para ponerse a la orden. Inició apoyando en la elaboración de proyectos sociales hasta que terminó siendo parte de la directiva. A los pocos años, en 2002, formó junto a otros padres adoptivos la AC Proadopción con el fin de producir incidencia en el tema de adopción con el fin de trabajar a favor del derecho a la familia de los niños, niñas y adolescentes.

Recuerda que esos años, con la derogación de la Ley Tutelar y la entrada en vigencia de la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes hubo una transición en que los “muchachitos” -como dice cariñosamente- ni entraban ni salían de las casas hogares, mientras se resolvían los asuntos legales y procedimentales del nuevo régimen legal.

Aborto y adopción

José Gregorio no le huye a los temas, ni tabúes ni álgidos. “Aborto y adopción lo son porque nadie quiere hablar de ellos”. Ante la interrupción voluntaria del embarazo, cree que a la mujer hay que darle opciones. Pero sabe que no está todo resuelto pero tampoco cerrado: “si pensamos que uno de cada cinco embarazos es de una adolescente en Venezuela, ¿quién toma la decisión? pero están las otras cuatro, adultas”.

De interés  Julio César Carozzo, un héroe ambientalista que logró recuperar la cuenca del río Morón con apoyo de la industria petroquímica

La ley no prohíbe que una madre voluntariamente pueda dar su hijo en adopción de forma legal. José Gregorio defiende que la mujer debe tener la decisión pero también la de respetar la vida de su hijo, de garantizarle una familia. “¿No puede admitir que en este momento no podría ser una buena madre, o que no podrá darle lo mismo que a sus otros hijos, o que producto de una violación no desea conservar al bebé?”.

Los reclamos de una parte, acusaciones de querer regalar al hijo y por el otro de solicitudes, casi como una subasta, rodearán a la progenitora, por lo que podría verse tentada por los “caminos verdes”. Simplemente abandonar a la criatura o entregarla a un familiar o conocido quien estará ansioso de llevárselo a casa para darle cariño y amor, quizás sacarle una identidad también con mecanismos clandestinos e incluso sin la idoneidad para adoptar. “¿Termina un niño con una persona de la tercera edad que tiene problemas médicos?”, fustiga mientras señala que los mecanismos formales son a veces ignorados por el gremio médico en las maternidades.

Explica que es difícil saber cómo reaccionará un funcionario del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, que son distintos en cada municipio y los cambian mucho. “No hay cultura de acogida y adopción”. Hasta hace un par de años, el debate refería a que la pobreza no podía ser razón para despojar a nadie de sus hijos. Pero revela que los perfiles ahora han cambiado, con las razones económicas siendo cada vez más frecuentes por lo que los contactan cada vez más mujeres. “Conseguir un trabajo no es garantía de poder cuidar un niño, porque entonces pierdes la oportunidad de hacer la cola”, dice llanamente. Otro debate es sobre la patria potestad de la familia biológica que deja a un niño recluido en una casa hogar, sin atenderlo ni visitarlo, pero que tampoco puede ser adoptable.

De interés  Nuevos nombramientos: estas son las caras que se incorporan al Ejecutivo

Éxitos y retos

Cuatro programas de adopción funcionan en Caracas y solo allí. Muchas veces con exfuncionarios que conocen del tema. Se encargan de evaluar y formar para levantar un Banco de Familias al que los jueces pueden invocar cuando otorgan medidas de abrigo y medidas de colocación. José Gregorio dice que se acercan parejas de Aragua, Carabobo e incluso Falcón, Zulia y hasta Nueva Esparta porque estas decisiones legales funcionan como una vía alterna a la adopción. La alta tasa de jueces provisorios lleva a que los mismos teman dar un decreto cuando saben que les meten la lupa a su trabajo. Prefieren la otra medida, aunque el niño sea adoptable, porque es revocable y hay que renovarla cada seis meses. 

Reunirse con la Comisión Permanente de Familia de la Asamblea Nacional los tomó de sorpresa. “Creo que se nos había atrofiado el músculo propositivo después de tanto luchar por ir resolviendo, por lograr cosas, casi rendidos a la posibilidad de poder cambiar las leyes”, dice de nuevo riéndose. El veto a colaborar con el Estado para la construcción colectiva se había hecho costumbre. Pero se están recuperando, es la resiliencia de quienes trabajan por los demás.

[/read]

 

Comentarios

Comentarios

Jeanfreddy Gutiérrez

Editor Adjunto de El Cambur. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Bicentenaria de Aragua, mención Comunicación y Desarrollo (2010). Egresado del programa Lidera de la Fundación Futuro Presente (2014) y del Diplomado de Periodismo del Tecnológico de Monterrey (2015). Fundador del Picnic Urbano de Maracay. Periodista ambiental y de datos.
Close Menu
Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Experta brinda nuevos consejos para quienes manipulan o son afectados en espacios cerrados por lacrimógenas