Estudios realizados en ratas de laboratorio, han demostrado la eficiencia de un esófago artificial, que resulta una esperanza para aquellos pacientes que hayan debido remover algunas partes alteradas de este órgano.

Investigadores del instituto Karolinska ubicado en Suecia, lograron implantar tejido sintético para reemplazar parte del esófago en ratas, logrando su correcto funcionamiento. Este avance significa que ya no será necesario utilizar tejido del propio paciente, minimizando así las complicaciones que supone una cirugía de este tipo.

De acuerdo con Paolo Macchiarini, líder del estudio “El injerto funcionó mejor de lo esperado. Una complicación típica de la cirugía de esófago es la aparición de fugas o estenosis y no vimos ninguna al usar este método”.

Durante las pruebas de este injerto en ratas, se reporta que los roedores “no mostraron signos de dolor, deterioro de salud o rechazo del órgano”, lo cual da pie para seguir realizando estudios en animales de mayor tamaño y peso.

Este esófago artificial es producto de la creación de un “andamiaje biocompatible” implantado en un trozo de esófago al que le eliminaron las células propias y le colocaron células madre mesenquimaosas, lo cual generó a las tres semanas el desarrollo de un nuevo tejido que reemplazó el 20% del esófago de la rata.

La investigación, publicada en la revista NatureCommunication, representa un avance y una esperanza para los pacientes que deben eliminar partes del esófago afectadas por defectos congénitos, accidentes o cáncer.

Con información de MuyInteresante

Menú de cierre