La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aprobó este lunes la constitución de la Empresa Mixta Petrosur, que estará conformada por la Corporación Venezolana de Petróleo, S.A (CVP) y Stichting Administratiekantoor Inversiones Petroleras Iberoamericanas, sin el aval de la Asamblea Nacional.

En un reporte de El Mundo Economía y Negocios, se indica que el máximo tribunal del país, alegando el desacato que le declaró al Parlamento en marzo de 2016, asumió la función constitucional delegada en la AN de aprobar los contratos de interés público, que incluyen la creación de empresas mixtas en el área petrolera.

Con esta decisión se autorizará la constitución de una empresa mixta de producción, mejoramiento y comercialización de petróleo crudo pesado y extra pesado en el área denominada Junín 10 de la Faja Petrolífera del Orinoco, entre la CVP que contará con 60% del paquete accionario e Inversiones Petroleras Iberoamericanas que tendrá el 40% restante.

“Dada que aun se mantiene el desacato en el cual permanece la mayoría de los miembros de la Asamblea Nacional frente a las decisiones de este máximo tribunal, lo cual ha incidido en la deslegitimación para ejercer constitucional y legalmente sus funciones mientras dure tal circunstancia, esta Sala Constitucional como máxima garante de la constitucionalidad, ante la situación de anormalidad institucional, conforme lo dispuesto en los artículos 335 y 336 constitucionales, es la competente para dar respuesta a dicha petición“, se indica en la sentencia.

Asimismo, el Máximo Tribunal del país ordenó presentar “copia certificada del presente fallo al Presidente de la República, al Procurador General de la República y al Contralor General de la República”.

De esta forma el Ejecutivo accede a la inyección de $400 millones en el largo plazo para el procesamiento de petróleo.

Menú de cierre