Desde diciembre pasado, la acción combinada de la inflación y lo inadecuado del cono monetario, llevaron al colapso de los medios de pago en el país, lo que fue aprobado con la decisión infructuosa de desmonetizar el billete de Bs 100. Atendiendo esta realidad, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) se reunió con los representantes del sistema financiero para paliar la escasez de efectivo.

En un reporte de AVN, el superintendente Antonio Morales, señaló que en los últimos tres meses se ha registrado una demanda de efectivo por diversos factores, entre los que destaca el contrabando hacia Colombia y la masificación de avances ilícitos de efectivo. No aludió a la lentitud con que han sido incorporados los billetes del nuevo cono monetario, que a la fecha suman 522,2 millones de piezas, cuando el de Bs 100 supera en más de 6 millardos de unidades.

Ante esto, indicó que pidió a la banca, incrementar los montos en transferencia y puntos de pago y revisar a fondo el uso ilegal de los avances de efectivo, para promover la utilización de canales electrónicos y mitigar la escasez de efectivo.

“Quiero que hagamos una actualización porque no es la misma situación en la coyuntura económica que tenemos en este momento a la hace un año o dos años”, dijo.

Además estimó que aproximadamente 30% de la distribución de billetes que está haciendo el Banco Central de Venezuela (BCV) se desvía hacia la frontera.

Una de las sugerencias de Sudeban a los bancos y operadores de pago fue hacer visitas in situ a los comercios y establecimientos a los que prestan servicios con el punto de venta, pues si bien se ha incrementado la práctica de avances en todo el país, la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera comprobó que en Falcón, Distrito Capital y Táchira la actividad tiene mayor impacto.

En ese orden, Morales dijo que se mantienen alerta ante la propagación de comercios que se dedican a la actividad ilícita de avances de efectivo, lo que afecta la normalidad del flujo de billetes en los bancos.

También este departamento sostiene que algunos empleados bancarios entregan grandes sumas de dinero a personas jurídicas por encima de otros ciudadanos, lo que afecta la distribución en las taquillas.

Asimismo, se constató que algunas personas jurídicas que ya no utilizan puntos de ventas lo alquilan a otros comercios con una tasa de comisión que va entre 10% y 35%.

Debido a todos estos ilícitos, Morales indicó que espera la colaboración de todas las entidades financieras para minimizar el cometimiento de todas estas irregularidades que afectan el acceso al efectivo.

Menú de cierre