El choque entre Venezuela y buena parte de la representación diplomática que conforma la Organización de los Estados Americanos (OEA) continúa sin tregua. A la espera que la coalición decida cuándo retomará discusiones en busca de un consenso para una declaración sobre la crisis venezolana, la cancillería sigue endureciendo sus acusaciones sobre el secretario general del organismo, Luis Almagro.

En una nota de Unión Radio, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció que Almagro, incita y promueve a una “guerra civil” por sus críticos comentarios al país, por lo que el gobierno venezolano ha decidido que esta es la última participación de la nación en una Asamblea General.

“El señor Luis Almagro (tiene) una agenda que no tiene que ver con el diálogo, sino que ha llamado abiertamente a una guerra civil en Venezuela, y no solo la ha llamado, sino que la promueve”, denunció la canciller en la primera sesión plenaria de la 47 Asamblea General de la OEA, que tiene lugar en Cancún (México).

Almagro promueve desde hace casi dos años el debate sobre la crisis del país, y hace unos meses solicitó la activación de la Carta Interamericana.

Ante los señalamientos de Rodríguez, Almagro prefirió obviar las acusaciones y aludir a la decisión  de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia de admitir el antejuicio de mérito en contra de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz.

“No reconocemos farsa de antejuicio de mérito del TSJ contra la fiscal Luisa Ortega Díaz, , consumándose otra flagrante ilegalidad”, acusó.

En paralelo al acrecentamiento de las fricciones, el subsecretario de Estado estadounidense John J. Sullivan reclamó a la OEA dar un “modesto” paso para adoptar una resolución sobre la crisis en Venezuela.

Sullivan pujó por una propuesta impulsada por México que busca crear un “grupo de contacto” que acompañe un diálogo en Venezuela. “Es lo menos que podemos hacer (…) ante algo que sólo puede describirse como una crisis humanitaria”, dijo.

Sin embargo, Rodríguez, reiteró que el Gobierno venezolano desconocerá cualquier resolución de la OEA. “Su grupo de contacto que usted está planteando me parece completamente inútil, innecesario (…). La única forma que podría imponerlo sería con sus marines que tendrían en Venezuela  si se atreven a dar ese paso en falso”, dijo Rodríguez.

El pasado 19 de junio, en una sesión al margen de la Asamblea, los cancilleres fracasaron en su intento por reunir 23 votos de 34 países para adoptar una resolución, pero ahora se busca que se discuta en la Asamblea, donde las decisiones se toman por mayoría simple de 18 votos.

El proyecto logró 20 votos y la mayoría de los países que se manifestaron a favor retomaron el tema en la Asamblea General.

Menú de cierre