Apenas media hora duró el encuentro -este 13 de noviembre- entre los tenedores de bonos de deuda con el gobierno venezolano, realizado en el Palacio Blanco.  En una reseña de El Estímulo, se indica que el encuentro pautado por el Ejecutivo para abordar la anunciada reestructuración de sus compromisos en divisas no tuvo resultados concretos.

Cita. En la reunión sostenida con autoridades del gobierno de Nicolás Maduro y los acreedores de deuda de la República y de Pdvsa, se leyó un comunicado en el que se expresó el rechazo a las sanciones decretadas por Estados Unidos. Asistentes a la reunión señalaron a El Estímulo que no hubo una propuesta concreta sobre el proceso de reestructuración ni de refinación de la deuda externa.

Mesas. Fuentes consultadas indicaron que el gobierno creará mesas técnicas para evaluar alternativas concretas para la renegociación. “Leyeron un comunicado y se fueron. Reiteraron que seguirán pagando y que el retraso en los pagos de deuda obedece a las sanciones de Estados Unidos”, señaló una de las fuentes.

Elementos. El vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, quien lidera la Comisión presidencial para la reestructuración de compromisos internacionales, informó que el banco de inversión Deutsche Bank suspenderá varios servicios bancarios al gobierno de Venezuela. Igualmente, señaló que el banco norteamericano Citibank cerró los servicios de corresponsalía ofrecido por Citi China.

Asistentes. A la reunión también estuvo presente el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, quien junto a El Aissami fueron sancionados por el gobierno de Donald Trump. De acuerdo a informaciones publicadas por agencias internacionales, el gobierno había dicho a los acreedores que estos funcionarios no asistirían a la cita.

Pedido. Trascendió que los asistentes también relataron que El Aissami solicitó ayuda de los acreedores para conjuntamente buscar vías para evitar el efecto de las sanciones, que les complican el uso de los sistemas de pago internacional, mientras que enfatizó en la voluntad del país de seguir honrando sus pagos.

Hechos. Esta convocatoria del gobierno se lleva a cabo en momentos en que el país ha incumplido con el pago de intereses de varios de sus bonos. De acuerdo a lo comentado por varios operadores del mercado de deuda, algunos acreedores esperarán a ver si finalmente depositan los recursos en sus cuentas, antes de solicitar formalmente una calificación de default y enfilarse en una larga y engorrosa demanda en contra de Venezuela.

Diferida. El Comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA por sus siglas en inglés) aún no llega a una decisión en torno a si la empresa estatal Petróleos de Venezuela cayó en un evento de impago de su deuda. Los 15 integrantes del Comité se reunirán nuevamente este 14 de noviembre para continuar con la discusión de si Pdvsa registra un evento de default tras el retraso en el pago de su bono con vencimiento en 2017. Este organismo norteamericano sostuvo este lunes un encuentro para tratar el tema, pero no llegó a una conclusión.

Efecto. Al declararse el default por parte del ente norteamericano, se activarán automáticamente el cobro de los seguros de riesgo por incumplimiento crediticio (Credit Default Sawps o CDS). El gobierno venezolano afirmó hace unos días que ya había ejecutado la transferencia de los recursos, sin embargo, hay tenedores de bonos que señalan no haber recibido aún el depósito en sus cuentas.

Pendiente. Durante el fin de semana, venció el periodo de gracia de los cupones de los bonos PDVSA 27, Venz 19 y Venz 24 que superan juntos los $250 millones. Los inversionistas debieron recibir el dinero en sus cuentas para evitar el evento de crédito.

Análisis. Expertos explican que un proceso de reestructuración es impensable para la deuda Venezuela, ya que las sanciones de Estados Unidos se lo impiden. Como se recordará, ningún inversionista puede firmar con el país un acuerdo de renegociación, refinanciamiento o canje de deuda por un plazo mayor a 30 días. Destacan que al gobierno de Maduro solo le quedan dos opciones: seguir cumpliendo con sus compromisos de deuda o declarar default. Otros sostienen que podría honrar los compromisos de deuda de la petrolera estatal Pdvsa y renegociar los títulos de deuda soberanos con condiciones y plazos más favorecedores para ambas partes.

Menú de cierre