Tal como se tenía previsto, Rusia y Venezuela firmaron un acuerdo para reestructurar 3 mil 150 millones de dólares en deuda que Caracas contrajo con Moscú en 2011.

“La deuda con Rusia ha sido refinanciada, es decir, modificadas las condiciones de pago para hacerlas más óptimas”, informaron fuentes diplomáticas venezolanas en un reporte de Globovisión.

Una delegación encabezada por el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, firmó -este miércoles- un acuerdo que modifica las condiciones de pago con el establecimiento de un nuevo calendario de reembolsos a casi 10 años.

De acuerdo a fuentes cercanas a la negociación, se financiarán los compromisos hasta 2026, con volúmenes de erogación mínimos en los primeros seis años y con “lapsos flexibles”.

“Aliviar la carga de la deuda” permitirá “utilizar los fondos liberados para desarrollar la economía del país, mejorar la solvencia del deudor y aumentar las posibilidades para que todos los acreedores recuperen los créditos ya acordados”, explicó el ministerio ruso en un comunicado.

La firma se produce después de que la agencia de calificación de riesgos internacional Standard & Poors (S&P) declarara la deuda soberana de Caracas en estado parcial de “default” (suspensión de pagos).

A finales de 2011 Rusia concedió a Venezuela un crédito por valor de 4.000 millones de dólares para la compra de armamento, que Caracas devolvió sin dilaciones hasta marzo de 2016, cuando empezaron los retrasos.

Ahora se acordaron nuevas condiciones para terminar de pagar los $3 millardos restantes en pagos flexibles hasta 2026. Esta es la primera negociación que consigue el Gobierno desde que anunció su intención de reestructurar la deuda externa de $150 mil millones.

Menú de cierre