El próximo 15 de octubre se realizarán las elecciones de gobernadores. La Asociación Venezolana de Consultores Políticos (Avencopol) proyectó diferentes escenarios de resultados dependiendo del nivel de participación que logre la oposición entre sus seguidores.

En un reporte de El Estímulo, se indica que los aspirantes de la Mesa de la Unidad Democrática deberán lograr conseguir una alta participación, más del 60% del registro electoral para lograr ganar 15 gobernaciones.

De acuerdo al informe la oposición se quedaría con Miranda, Nueva Esparta, Lara, Amazonas, Táchira, Zulia, Carabobo, Bolívar, Anzoátegui, Aragua, Mérida, Barinas, Monagas, Sucre y Vargas. El oficialismo ganaría los ocho restantes.

Con un nivel medio de participación, más o menos 50% del registro electoral, la Mesa de la Unidad Democrática se haría con 12 gobernaciones, y el oficialismo se quedaría con 11; y en un escenario de participación baja, el oficialismo conservaría el poder en la mayor parte del territorio con 16 gobernaciones y la oposición solo alcanzaría 7, cuatro más de las 3 con las que cuenta en este momento.

Avencopol encuentra que por su comportamiento histórico, la oposición tiene asegurado el éxito en Miranda, Nueva Esparta, Lara, Amazona, Táchira y Zulia; mientras que el chavismo es dueño de los resultados de Apure, Delta Amacuro, Cojedes, Guárico y Trujillo.

Carabobo, Bolívar, Anzoátegui, Aragua, Mérida, Barinas, Monagas, Sucre y Vargas son los estados en los que la oposición podría disputarse el triunfo.

Luis “Toty” Medina, vicepresidente de Avencopol, precisó que una concurrencia masiva es el principal reto de los partidos. Si esto ocurre, la oposición ganaría 15 gobernaciones distribuidas en los estados con mayor densidad poblacional.

“Con una abstención baja, incluso es probable que también la oposición obtenga mayor cantidad de sufragios en la sumatoria de votos totales en la circunscripción nacional (al ganar los principales centros urbanos del país y los estados de mayor densidad poblacional Zulia, Miranda, Carabobo, Lara)”, se lee en la revisión elaborada por el consultor.

Indicó que la campaña debe trascender a las críticas recurrentes y fortalecer el contacto cara a  cara entre candidatos y ciudadanos.

Menú de cierre