En agosto pasado Estados Unidos impuso una serie de sanciones al Ejecutivo, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y decenas de funcionarios públicos, que han afectado las relaciones de Estados con aliados comerciales. Sin embargo, la estatal asegura que las medidas no dañan las alianzas con China.

En un reporte de Unión Radio, Pdvsa dijo que “el infame bloqueo” que ha implantado EE.UU contra el país lno afectará la relación que mantiene el Gobierno de Nicolás Maduro con el del presidente chino, Xi Jinping.

El infame bloqueo que implanta el Imperio de los Estados Unidos a través del Gobierno de Donald Trump, en contra de nuestro país, no afectará la Alianza Estratégica Integral sellada por los presidentes de China, Xi Jinping y de Venezuela, Nicolás Maduro Moros”, dijo la estatal en un comunicado.

El texto difundido por la empresa con el objetivo de desmentir las noticias que se han publicado “con la intención de perjudicar la imagen del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela” sobre “las relaciones estratégicas, comerciales e industriales” que mantiene con China.

En ese sentido, señaló que ambos países “cuentan con una estrecha relación de cooperación directa a través de sus empresas petroleras matrices, Petróleos de Venezuela,. (Pdvsa) y China National Petroleum Corporation (Cnpc), con inversiones conjuntas por el orden de 10.000 millones de dólares”.

También sostienen relaciones con cuatro “empresas mixtas que desarrollan proyectos de producción” en las reservas de crudo que tiene Venezuela y “que alcanzarán hasta cerca de 800.000 barriles diarios de petróleo (MBD)”.

La petrolera señala además que mantiene un suministro de crudo con la Cnpc “por hasta 760 MBD”, y que está construyendo la “Refinería de Nanhai, en la provincia de Guangdong, China, con una capacidad de procesamiento 400 MBD, de los cuales hasta 280 MBD provienen de los proyectos conjuntos de producción” en el territorio caribeño.

Las sanciones financieras a Venezuela prohíben “negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal”.

También limita las “negociaciones con ciertos bonos existentes del sector público venezolano, así como pagos de dividendos al Gobierno de Venezuela”.

Menú de cierre