Previo a la audiencia que realizara el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que busca enjuiciarla, la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se pronunció para desestimar las pruebas en su contra y desconocer al máximo juzgado, al considerar que está integrado por magistrados ilegítimos. El reporte es de El Universal.

Posición. Como un “proceso amañado y confuso” calificó Ortega Díaz el proceso que le sigue e TSJ y justificó su ausencia ante la audiencia diciendo: “No me voy a someter a ese tribunal constitucional e ilegítimo”. Argumentó que solo el Ministerio Público (MP) es el órgano capacitado para las actuaciones penales, por lo que la solicitud de un antejuicio de mérito, tenía que ser compartido con la Fiscalía General y no solo ser ejecutado por el TSJ.

Magistrados. La Fiscal también, respondió a los señalamientos que realizaron los magistrados del TSJ, a quienes acusó de “ilegítimos e inconstitucionales”, pues no están cumpliendo los requisitos previstos en La Constitución. “Si yo los impugné, ¿ustedes creen que ellos puedan actuar con objetividad?”, preguntó Ortega Díaz.

Caso. Según Ortega Díaz, no asistió a la reunión del Consejo Moral Republicano del 10 de diciembre de 2015 para aprobar la designación de los magistrados al TSJ, mientras mostraba el acta respectiva donde se avalaban los nombramientos, la cual no fue firmada por ella, ni por el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Indicó que hay un magistrado suplente, llamado Juan Carlos Valdés, que no aparece en las listas que regresaron al Parlamento para su confirmación; y a su vez, agregó que el diputado Pedro Carreño, quien pidió que sea enjuiciada, no solicitó las copias certificadas de las actas en el Consejo Moral, pero las presentó como pruebas.

Acusación. A su juicio, “el TSJ perpetrará una nueva violación para anular la última institución capaz de defender a las personas y manifestantes. Por esa razón no acudió a convalidar un circo que teñirá nuestra historia con vergüenza y dolor, y cuya decisión está cantada”, dijo Ortega Díaz en la sede del Ministerio Público.

Sentencia. Para a Fiscal, lo que está pasando con el TSJ es “un golpe de Estado más grotesco que el decreto de Carmona (12 de abril de 2002), quien disolvió los poderes públicos”. Dijo: “No he cometido delitos ni faltas y no me voy a someter a ese tribunal inconstitucional e ilegítimo; esto es un fraude procesal y vergonzoso: quieren intimidarme, callarme para que no siga diciendo verdades, como que todavía persiste en Venezuela la ruptura del orden constitucional”, puntualizó.

Acción. Ortega Díaz destacó que mientras se le negó respuesta a sus recursos interpuestos ante el TSJ, ha quedado demostrado que los dictámenes de este tribunal solo favorecen a quienes detentan el Poder Ejecutivo. Advirtió que si la removieran de su cargo tras la audiencia pública, tiene el deber de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución, como todo el pueblo de Venezuela, en apego al artículo 333.

Menú de cierre