Las protestas opositoras que suman 90 días, han generado fuertes enfrentamientos entre manifestantes y los cuerpos de seguridad, mientras grupos civiles armados han actuado en diferentes regiones, y se han registrado numerosos saqueos que han dejado mucha violencia en todo el país. Esta situación fue repudiada por la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

En un reporte del diario 2001, la ONU expresó su rechazo a “cualquier tipo de violencia” en Venezuela y dijo que está siguiendo de cerca la situación en el país tras el ataque desde un helicóptero contra el Tribunal Supremo y el Ministerio del Interior.

“Obviamente nos oponemos con firmeza a cualquier tipo de violencia en cualquier lugar”, dijo preguntado al respecto Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Dujarric dijo que la ONU sigue vigilando “de cerca” la situación en Venezuela, donde 76 perdonas, según la Fiscalía, han muerto en el marco de las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno.

La ONU además aludió al sobrevuelo en helicóptero y lanzamiento de granadas de un funcionario activo de la policía científica, quien es señalado de secuestrar la aeronave de esta unidad y sobrevolar el centro de Caracas para disparar contra el Ministerio del Interior y Justicia y después al Tribunal Supremo de Justicia, donde lanzó cuatro granadas, de las cuales tres explotaron. El responsable, Óscar Pérez, pidió luego a través de un vídeo la renuncia del presidente, Nicolás Maduro.

Menú de cierre