La escasez de efectivo afecta al país desde el año pasado, pero es hasta ahora que el Ejecutivo ha admitido los problemas a través de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), instancias que ha pedido a la banca adoptar medidas, mientras ha ordenado que se suspendan los avances de cash en los comercios del pais.

En un reporte de El Universal, se difunde la circular número 19.248,  con la cual la Sudeban instruyó a las instituciones financieras en todo el país a “la suspensión de los productos, servicios, convenios acuerdos o contratos con personas jurídicas o firmas personales, que preste la institución, mediante los cuales se permite el retiro de efectivo a través de tarjetas de débito o crédito a excepción de los Cajeros Automáticos y los corresponsales no Bancarios”.

Según indica el documento emanado de la referida institución, la medida deberá ser “ejecutada en un lapso no mayor a los tres días hábiles bancarios siguientes a la notificación y darla a conocer a las personas jurídicas y naturales así como al público en general”.

La medida se formaliza luego que Antonio Morales, titular de Sudeban, admitiera que la falta de efectivo en la economía responde a las “presuntas irregularidades que se vienen presentando con esta opción financiera y los cobros de comisiones entre el 10% y el 35% además del bachaquerismo del efectivo”. Añadió que 30% de los billetes son desviados hacia la frontera.

Ante esto, la Sudeban pidió a la banca la actualización de los montos que se pueden transferir por internet y para cancelar en puntos de venta, así como poner en funcionamiento el abono por mensajería de texto.

Algunos economistas advierten que las razones expuestas por la Sudeban no se corresponden con la realidad, pues que la falta de cash responde a que a cantidad de billetes en circulación hasta julio fue de 14 mil 12,2 millones de piezas, es decir, apenas un alza de 5,8% en lo que va de año, mientras que en el mismo período la inflación acumulada suma 248,6%, según la medición de la Asamblea Nacional.

 

De manera que la emisión de papel moneda no crece a la velocidad de la inflación, y por ende no hay forma de suplir la demanda de efectivo.

Menú de cierre