La Organización de Estados Americanos (OEA) analiza en una tercera ronda si el caso de Venezuela debe ser remitido a la Corte Penal Internacional (CPI).

En una nota de El Nacional, se indica que en dos sesiones se considera si el expediente venezolano debe ser sujeto a una evaluación criminal independiente, por la violación a los derechos humanos y otros delitos.

La OEA ha discutido en varias ocasiones el tema de Venezuela. También ha denunciado irregularidades y violaciones sistemáticas durante los comicios de este año.

Luis Almagro, secretario general de la organización internacional, participó  en el encuentro.

Uno de los testimonios presentados ante el organismo hemisférico fue el de los padres de Juan Pablo Pernalete, joven asesinado durante las protestas en contra del gobierno. “A mi hijo no lo asesinaron con una pistola de pernos como dijo falsamente el gobierno, sino con una bomba lacrimógena disparada por la Guardia Nacional Bolivariana a corta distancia”, detalló José Pernalete, padre del joven.

Los familiares denunciaron que, hasta la fecha, no ha sido capturado el funcionario que asesinó al estudiante de 20 años de edad. “Es política de estado en Venezuela encubrir los asesinatos y violaciones a los derechos humanos”, afirmó.

En el encuentro, el padre de Pernalete mostró los artículos que su hijo llevaba en el morral el día que fue presuntamente asesinado por un funcionario de la GNB: dos camisas, un salmo de la Biblia, un par de lentes y una bandera nacional. ”Con una bandera no se tumba un gobierno, mi hijo no era terrorista. El único pecado de mi hijo fue pensar diferente, no querer irse de su país. Ese fue su pecado y el de todos los jóvenes asesinados. Nos quitaron todo”, resaltó la madre de Pernalete.

Por su parte, Ivan José Urbina, papá de Fabián Urbina,  joven de 17 años asesinado el 19 de junio durante la jornada de protestas en Altamira, también brindó su testimonio sobre la muerte de su hijo.

El destituido alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, acusó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, de ser el responsable de causar el mayor número de muertes de venezolanos a consecuencia de la crisis humanitaria que registra el país.

Muchacho fue el tercer testimonio en la tercera ronda de audiencias. En su opinión -y recomendación al organismo- todas las opciones de decisión a tomar “deben estar sobre la mesa: las diplomáticas, las sancionatorias, las coercitivas”, justificando que “pensando solamente en el número de venezolanos que mueren, las vidas que se pierden (…) de todos los escenarios posibles en Venezuela el que más muertes causa es el de Nicolás Maduro perpetrado en el poder, con la consiguiente tragedia humanitaria que estamos viviendo”.

Denunció el caso de los 14 policías de Chacao, presos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). “Ellos se pusieron a derecho -recordó-, “seguros de su inocencia”, y el Ministerio Público determinó que no había elementos suficientes para acusarlos y pidió su libertad, algo que también hizo el tribunal que llevaba dicha causa por lo cual emitió las boletas de excarcelación.

“Ha pasado más de un año desde que estos policías, por petición de la fiscalía y del tribunal que lleva la causa, tienen boleta de excarcelación emitida y siguen ilegalmente detenidos, secuestrados en la sede del (Sebin en el) Helicoide en Caracas”, mencionó.

Franklin Nieves, exfiscal del Ministerio Público, denunció que el Poder Judicial en Venezuela  está sometido a las órdenes del Poder Ejecutivo y de los altos dirigentes de la revolución bolivariana, nombrando en cada caso al presidente, Nicolás Maduro, y al vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Diosdado Cabello.

La OEA tendrá que valorar todos los casos para determinar si las violaciones de derechos humanos en el país ameritan que el caso sea tratado en la CPI.

Menú de cierre