La prolongación de las protestas opositoras contra el gobierno -este 30 de junio cumplen 91 días- han activado las alarmas a lo interno, pero también en el ámbito internacional. De acuerdo al representante del Vaticano en el país, el papa Francisco está preocupado por lo que ocurre en el país.

En una nota de Unión Radio, se indica que el nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano fue recibido en audiencia por el papa Francisco en El Vaticano, luego de una primera visita realizada a principios de este mes por parte de la Conferencia Episcopal.

Tras reunirse con el sumo pontífice para conversar sobre la crisis de Venezuela, el nuncio apostólico destacó que Francisco ha expresado su cercanía, su afecto por el país, en particular, expresa su sufrimiento y su comunión con las víctimas de la violencia, especialmente los jóvenes y sus familias, “él conoce muy bien la situación política y social y está muy preocupado”, resaltó.

Dijo el representante de la iglesia venezolana que había podido contarle lo que está pasando, lo que ocurre en las manifestaciones, el problema de los alimentos, de las medicinas, con las víctimas de protestas y también las dificultades de encontrar una solución y que desafortunadamente, “no podemos ver mucha luz en este momento”, pero que el papa se encuentra  animado para que encontremos caminos de solidaridad, el camino de dar esperanza a las personas, manteniendo la fe.

El papa también reiteró que la Santa Sede está disponible para cualquier ayuda si se abre nuevas posibilidades o algún tipo de negociación, o cuando exista una voluntad real para abordar el problema”. Él siempre dice que tenemos que ayudar a Venezuela, por lo tanto, hay una mezcla de dolor y también de confianza renovada y se preocupa especialmente de que no haya violencia que no resuelve los problemas, así que hay que tener el valor de tomar otros caminos”, destacó Giordano.

“Creo que hasta entonces así podremos encontrar soluciones e incluso iniciar procesos también para el tratamiento de soluciones políticas”, reiteró el nuncio apostólico.

Menú de cierre