La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fijaron posición sobre las declaraciones de Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con las que señala que una acción militar no está descartada contra Venezuela.

En un reporte de Globovisión, la MUD rechaza la intervención cubana, la amenaza militar de cualquier potencia extranjera y responsabiliza a la dictadura del presidente Nicolás Maduro por convertir al país en una amenaza regional. Señala que el Gobierno “ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria sin precedentes. Ahora se suma a la crisis la amenaza del uso de la fuerza por parte de una potencia extranjera. La cúpula que tiene el poder en el país está sufriendo el repudio internacional y nos está aislando del resto del mundo, especialmente de países hermanos y vecinos que han sido nuestros aliados históricos”.

Refiere que la MUD rechaza el uso de la fuerza, o la amenaza de aplicar la misma, por parte de cualquier país en Venezuela, de conformidad con lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas. En este mismo sentido, objeta la presencia e injerencia en los asuntos internos de nuestro país y, muy especialmente, de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de personal civil y militar extranjero. Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del Gobierno.

Considera que “el empeño autoritario de Nicolás Maduro y su cúpula, expresado en la eliminación del referéndum revocatorio, el encarcelamiento e inhabilitación de miles de presos políticos, el asesinato de cientos de venezolanos bajo la más cruel represión y la instalación de la asamblea nacional constituyente fraudulenta y antidemocrática; es lo que ha traído el aislamiento y las amenazas externas a nuestro país. Por ello exigimos a la dictadura de Nicolás Maduro cesar en su empeño para detener la destrucción de Venezuela”.

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, condenó lo que calificó como una amenaza del gobierno de Estados Unidos (EEUU) de emprender una acción militar contra Venezuela.

El magistrado señaló que una vez más el presidente de EEUU, “deja de manifiesto el talante guerrerista y su ambición de controlar las riquezas naturales del país, que sólo y únicamente pertenecen a los venezolanos”.

Ante esto, agregó Moreno, es necesario fortalecer la unidad nacional. “No está en juego una disputa de carácter político, es una agresión grave que requiere de nosotros una postura firme para hacer frente a la intimidación y al discurso guerrerista”.

Asimismo, reiteró que EEUU busca “controlar las instituciones democráticas del país, por eso se ha valido de sanciones y cualquier otro tipo de acciones intimidatorias e injerencistas, para así arrodillar la dignidad del pueblo venezolano”.

Menú de cierre