A una semana de las elecciones de gobernadores del 15 de octubre, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gobierno siguen enfrentados por los resultados. Mientras la primera considera fraudulento el proceso, por los vicios cometidos antes de la votación y durante el escrutinio, el segundo califica de argumento falaz las dudas.

Irregular. El coordinador político de la Mesa, Ángel Oropeza, ratificó en una nota de Unión Radio, que el proceso electoral regional estuvo plagado de irregularidades “como lo han dicho la MUD, la Universidad Católica Andrés Bello –UCAB-, la comunidad internacional, el Grupo de los 15 , la Organización de Estados Americanos –OEA-,  todo el mundo lo ha dicho. Lo que hubo fue un fraude sistemático pasando por todas las modalidades como inconsistencia numérica, hasta sacar testigos de los centros, hacer violencia, mudar centros, apagar máquinas, operación  morrocoy, un arcoíris de irregularidades”.

Justificación. No obstante, Oropeza considera que la MUD decidió participar pese a que sabía que se enfrentaba a un proceso fraudulento “porque develar el verdadero rostro del opresor lo deslegitima”. Refirió que de no haber ido a las urnas, el gobierno se lavaría la cara  internacionalmente al ganar todas las gobernaciones sin necesidad de cometer fraude.

Declaración. “Al participar lo que buscábamos era tratar de arrebatarle poder al poderoso y así obligarle a desnudarse al cometer un fraude que lo deslegitima, el gobierno aceptó contarse para lavar su cara internacionalmente, la comunidad le dice te lavaste la cara con lodo porque todos están diciendo que estas elecciones fueron un fraude, sucias y corruptas, el objetivo del gobierno no se cumplió porque participamos”, dijo.

Desestimación. El dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela –PSUV- y ministro de educación, Elías Jaua,  en una nota de Uión Radio, descartó que el reciente proceso electoral regional haya estado viciado. “Ese tema de las condiciones y el supuesto ventajismo se desmonta cuando en algunos estados la oposición gana con las mismas condiciones en la cuales ganaron los 18 compatriotas que el PSUV postuló”.

Resultados. “Con esas condiciones la oposición ganó en Anzoátegui, Nueva Esparta, Zulia y Táchira, subrayó. “Ese es un argumento falaz para seguir intentando enlodar la voluntad de un pueblo que salió a votar porque aquí hay una democracia y porque quiere paz y estabilidad”, precisó.

Actas. Jaua destacó que la oposición y el oficialismo tienen las copias de las actas, el Consejo Nacional Electoral –CNE- tiene los originales, las papeletas del voto están en las cajas cuyo 100% va a ser auditado. “El que ganó ganó y eso va a ser verificado y constatado en la auditoria del 100%”, señaló.

Rechazo. Calificó de inaceptable la intromisión del Grupo de los 15 que considera que se debe revisar todo el proceso ante las múltiples irregularidades. “Venezuela es un país soberano e independiente”. Cuestiona que ponga en duda las elecciones regionales luego de que los cinco gobernadores opositores que ganaron aceptaron su triunfo. “Cómo países extranjeros van a desconocer la propia opinión de quienes ganaron o perdieron”.

Diálogo. Al referirse al diálogo gobierno/oposición, Jaua ratificó que el gobierno siempre ha planteado propiciar condiciones políticas, sociales, económicas y de reconocimiento para ir a unas elecciones y que el pueblo decida.  “El pueblo tiene derecho a ir a las presidenciales de 2018 condiciones de estabilidad y tranquilidad para tomar la mejor decisión que tiene que tomar, la democracia no es un pacto, nosotros no vamos a pactar, la ley de la democracia es la soberanía no es pactar”.

Menú de cierre