El Gobierno está intentando sortear los pagos de deuda externa que le restan de este año y en 2018, por lo que en su viaje a Rusia, el presidente Nicolás Maduro solicitó la reestructuración de los compromisos de pago con ese país.

En una nota de El Nacional, se indica que Maduro aseguró que el gobierno de Rusia está dispuesto a discutir una posible restructuración de la deuda con su país.

El Jefe de Estado afirmó que, a pesar de la crisis económica, su gobierno cumplirá con el pago de todos los compromisos con el Kremlin.

La empresa petrolera más grande de Rusia, Rosneft, compra una gran cantidad del crudo venezolano y otros productos mientras le brinda prestamos al régimen chavista.

Rosneft aseguró en agosto que realizó un pago adelantado de 6 billones de dólares a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y que no tiene planes inmediatos para hacer otras operaciones de ese tipo.

Maduro explicó que “la deuda, como cualquier compromiso financiero es propensa de ser reestructurada”, y añadió que “cualquier reestructuración o refinanciamiento seguramente será objeto de acuerdos entre los dos gobiernos”,

Rusia concedió un crédito a Venezuela de 4.000 millones de dólares en diciembre de 2011. Hasta 2015 Venezuela pagaba el crédito sin retrasos, que empezaron a llegar en marzo de 2016.

Menú de cierre