Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, considera que los actores en el diálogo político, tanto del gobierno como de la oposición, perdieron la confianza del pueblo venezolano.

En un reporte de El Nacional sostiene que “el problema no está en el diálogo como tal, el problema es que en Venezuela el diálogo se ha desvalorizado, precisamente por la desconfianza que tiene el pueblo en los actores del diálogo. Nadie le cree al gobierno. El gobierno no garantiza sinceridad. Tampoco a la oposición le cree todo el mundo. Tampoco garantiza sinceridad por las agendas ocultas”.

El también obispo de la ciudad de Cumaná considera que si el diálogo no llega, se perdería una oportunidad para lograr la estabilidad del país. “Esto genera interrogantes, a dónde vamos a llegar, qué va a pasar”, agregó.

Entre el 1° y 2 de diciembre se espera que el Gobierno y la oposición retomen las negociaciones en República Dominicana. Estarán acompañados por cancilleres de seis países.

Sin embargo, el vocero de la Iglesia considera que la única intención del gobierno de Nicolás Maduro es mantenerse en el poder.

Menú de cierre