El presidente de la República, Nicolás Maduro, pidió “máxima lealtad” a la Fuerza Armada Nacional (FAN) y que salga en “defensa” de la soberanía nacional así como de la Carta Magna, como respuesta a las amenazas que ha proferido el “imperio” contra el país.

Las declaraciones las ofreció durante un acto de conmemoración del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), en Aragua. En un reporte de El Universal, se indica que ante decenas de militares dijo: “Exijo lealtad para las raíces de esta tierra, máxima lealtad a las ideas de (Simón) Bolívar y (Hugo) Chávez, máxima lealtad a la Constitución y a la comandancia en jefe que ejerzo con dignidad electo por voluntad popular”.

Al aludir, sin mencionar las sanciones aplicadas por Estados Unidos y Canadá contra su gobierno, su persona y altos funcionarios, señaló: “Los fanfarrones que se queden con sus amenazas. Se tragarán sus amenazas porque a Venezuela no la toca nadie”.

Maduro destacó que “Venezuela no bombardea a nadie no se inmiscuye en los asuntos internos de ningún país y exigimos lo mismo pero hemos sido amenazados descaradamente por el imperio más criminal que haya existido en toda la historia de la humanidad”.

En este sentido aseveró que ante las “sanciones ilegales es tiempo de prepararnos para garantizar la paz de nuestro pueblo y del territorio venezolano” “Tenemos una FANB con un nuevo concepto, doctrina, ideología, moral que han tratado de penetrar para crear fisuras en la unión cívico militar”, comentó.

El primer mandatario además instó a los efectivos castrenses a trabajar “en profundidad” en cada una de las ocho regiones de defensa integral que tiene el país, para “garantizar que cada eslabón de la cadena de defensa en el concepto de guerra de todo el pueblo antiimperialista se vaya afinando, se vaya activando, y esté preparado para garantizar que Venezuela siga navegando el siglo XXI como un territorio de paz, de tranquilidad”.

Maduro igualmente afirmó que “hemos sido amenazados descaradamente por el imperio más criminal que haya existido en la historia de la humanidad” por lo que dijo que “tenemos la obligación de prepararnos para garantizar la protección de nuestro amado pueblo (…)”.

La Casa Blanca emitió un veto migratorio que impide parcialmente la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países en los que se incluye a Venezuela. La restricción está dirigida contra empleados públicos y sus familiares directos, específicamente vinculados con los ministerios para Relaciones Interiores, Justicia y Paz; y Relaciones Exteriores; así como del Servicio Administrativo de Identificación, Migración e Inmigración (Saime); Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc); y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Anteriormente había impuesto sanciones financieras, que impiden a cualquier agente económico que se relacione con Estados Unidos a realizar transacciones con el gobierno venezolano. Además ha emitido medidas directas contra más de 30 funcionarios, incluido el propio Maduro.

Menú de cierre