Entre dimes y diretes se mantiene el enfrentamiento que protagonizan los poderes públicos en Venezuela. Mientras la Asamblea Nacional continúa el proceso de nombramiento de nuevos magistrados para sustituir a los “jueces express” de 2015, el resto de las instituciones se alinean en posiciones encontradas.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, declaró que en el país “no hay orden” y reina una “absoluta anarquía” debido al interés de algunos funcionarios interesados en manejarse por “capricho”. A su juicio, “todas las instituciones están enmarañadas”, esta es la verdadera razón por la que se presentan irregularidades en algunos casos entre los que mencionó a los 14 PoliChacaos y al parlamentario Wilmer Azuaje.

“No hay una autoridad que ponga orden a este país, no hay una persona sensata con criterio de Estado que le duela el país”, durante su intervención en el Noticiero Venevisión.

Ortega Díaz, durante su intervención en el Noticiero Venevisión, enfatizó en la necesidad de “ordenar” al Estado porque “la gente quiere seguridad y tranquilidad”, que cese el acoso y las persecuciones.

Magistrados al margen de la ley

La fiscal general insistió que en los magistrados actuales ni cumplieron con los requisitos exigidos para su nombramiento ni, en la actualidad, cumplen con la ley. Calificó como “grave” el caso de Juan Carlos Valdez González quien es magistrado aunque no estaba en listas de postulados en 2015.

Las acciones en contra del Ministerio Público son para intimidar y, con ello, desestimar las investigaciones realizadas. Es por esta razón que siguen haciéndose acusaciones en contra de la institución y de su máxima autoridad.

“Quieren distraer con la prueba del polígrafo, las actas (…) Le están haciendo pruebas a un acta de enero cuando ya estaban nombrados (…) Por qué no han hecho investigaciones sobre lo que he denunciado sobre los magistrados”.

“Yo seguiré en la batalla”

Al igual que en sus anteriores intervenciones, con un discurso desafiante para el Gobierno, Luisa Ortega enfatizó en su compromiso con el país y que no teme que sea destituida.

“Este es un país donde se amenaza a la gente (…) Yo seguiré en esta batalla, seguiré peleando, si me van a destituir que lo hagan, con todas las amenazas que me han ofertado y le han ofertado a mi familia, seguiré, yo tengo un compromiso de Estado, tengo un compromiso con el país, con los venezolanos, con el pueblo, con la familia, con la sociedad, con los jóvenes. Voy a seguir en esta lucha, no me van a detener, seguiré denunciando y no creo que me vayan a detener (…) ¿Qué van a hacer para detenerme? seguiré en esto y al pueblo de Venezuela que tenga confianza, voy a seguir al lado de ustedes, denunciando, haciendo todo lo que la Constitución y la ley me permitan”.

Menú de cierre