Durante la realización de la consulta popular de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -este 16 de julio- el Consejo Nacional Electoral (CNE) aclaró que el proceso es “una actividad política” de la oposición, por lo que no se deben general falsas expectativas. El Nacional con el reporte.

Aclaratoria. Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), aseguró que la consulta popular de la MUD “no tendrá ninguna consecuencia jurídica en la ciudadanía”, por lo que llamó a aclarar la situación ante los participantes.

Declaración. “Es una actividad política que se hace en democracia, entre militantes políticos, lo importante es que no se generen falsas expectativas ni violencia (…) Las pretensiones no tienen cabida puesto a que no tienen validez jurídica”, opinó la jefa del Poder Electoral.

Consulta. La actividad fue convocada por la Mesa de la Unidad Democrática para rechazar el proyecto de la Asamblea Nacional Constituyente y para preguntar al pueblo sobre si quiere renovar los poderes públicos de acuerdo a lo establecido en la Constitución. A pesar de que el CNE y el Gobierno consideran que el proceso no tiene validez, el mismo fue aprobado por la mayoría de la Asamblea Nacional.

Logística. Para la jornada se habilitaron 2.030 puntos de votación, 14.404 mesas de votación, 47.272 miembros de mesa y  más de 80.000 voluntarios. En más de 600 ciudades en 100 países habilitaron puntos de participación.

Posición. Lucena indicó que “eso es una actividad política como cualquier otra (…) es una actividad para sus militantes y lo importante es que es una actividad política que no tiene ninguna consecuencia jurídica en la ciudadanía”, señaló.

Acto. En paralelo a esta consulta, el CNE realiza un simulacro de las elecciones del próximo 30 de julio, cuando está pautado que se escojan los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.

Menú de cierre