La Asamblea Nacional Constituyente, a través de la Ley contra los Delitos de Odio, Intolerancia y Violencia, anunció que regulará los contenidos en internet, incluidas las redes sociales. En una nota de Globovisión  se indica que la presidenta de esta instancia, Delcy Rodríguez, dijo que se normará los mensajes a ser difundidos en esta plataforma.

Anuncio. La presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, informó que las empresas proveedoras de redes sociales serán reguladas con el instrumento legal que actualmente consulta la Comisión de la Verdad para frenar los delitos de odio e intolerancia.

Acusación. Según la presidenta de la ANC y militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), en los últimos meses Venezuela ha sido víctima de una “guerra psicológica” en las redes y otros medios, pero “la ANC es el gran centro del debate nacional, se ha convertido en el centro de convivencia política del país, en el centro de la posibilidad de la las batallas de las ideas diversas, divergentes”.

Señalamiento. Asimismo, Rodríguez denunció que la oposición está pidiendo a Estados Unidos  la intervención militar “y armas para el conflicto interno (…) muy pronto se va a saber los diálogos que hemos estado manteniendo con grupos de oposición que participaron en hechos violentos (…) esa oposición venezolana está quedando aislada, la comisión de la verdad está trabajando sin distingo”.

Rechazo.  El comunicólogo del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la Universidad Central de Venezuela, Bernardino Herrera, enfatizó que las redes sociales se han convertido en la peor pesadilla de los regímenes totalitarios en el mundo “y también para los democráticos porque hay gente que se excede y abusa aprovechando la democracia para discriminar y atentar”, pero indicó que en el caso venezolano se pretende haciendo uso del terror controlar los contenidos.

Formato. Explicó que cómo las redes sociales habitan en internet casi es imposible que sean dominadas por regímenes totalitarios pues no pueden prescindir de la web porque es uno de los grandes motores de la economía global, pero destacó que “una de las maneras, que es la que está utilizando el gobierno, es el terror”.

Realidad. Aunque se puede restringir los contenidos, Herrera destacó que en Venezuela la realidad está superando su propia narración. “La realidad estalla en la cara y  no hay manera de ocultarla aunque se inviertan grandes cantidades en propaganda (…) No importa que usted calle a todos los medios, la realidad no hay manera de suplantarla”, dijo al insistir que es imposible esconder que el país está colapsado. “Tarde o temprano tiene que haber algún tipo de resolución de la terrible situación que estamos viviendo, no importa cuánta censura impongas, la verdad va a surgir”.

Barreras. La ex presidenta del Colegio Nacional de Periodistas,  Silvia Alegrett, quien es coordinadora general de la Asociación Civil Expresión Libre-Comunicadores por la Paz y la Democracia, advirtió que cualquier regulación que busque crear una hegemonía comunicacional e imponer una posición política obstaculizará el uso adecuado de cualquier medio.

Censura. “Si no puedes expresar tu pensamiento o tu posición política o de vida porque alguien puede, basándose en una ley muy subjetiva, sancionarte, las personas tendrán que autocensurarse”.

Norma. Carlos Correa, director ejecutivo de la ONG Espacio Público, advirtió que más allá del debate, sobre que ANC que no tiene potestades para hacer leyes, cree que “no hay forma de que desde allí se pueda establecer un mecanismo real de los delitos de odio, pese a que la versión de la Ley que han conocido dice que podrían establecerse penas privativas de libertad de 10 a 15 años”.

Declaración. “La propuesta que estamos debatiendo pretende generar intimidación, miedo y temor para que la gente no se exprese y además hay unas estándares asociados al debate público”, subrayó Correa.

Dudas. Para Correa, una ley no va a solucionar el talante de confrontación que existe en la sociedad venezolana. “Si efectivamente hubiese un interés por resolver el talante del discurso, se podría utilizar la enorme plataforma gubernamental”. En ese sentido, resaltó: “Cómo regulamos la necesidad de proteger la libertad de expresión para que haya debate sobre todos los temas y además verificar si efectivamente existe o no un riego real de violencia”.

Menú de cierre