La decisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de asumir las facultades de la Asamblea Nacional (AN) ha sido ampliamente rechazada dentro y fuera del país, por lo que en un reporte de Últimas Noticias, se difunde el comunicado con el que el gobierno fustiga las críticas.

Pronunciamiento. Un comunicado firmado por el canciller Jorge Arreaza, da cuenta del rechazo del Ejecutivo a la condena internacional sobre la decisión de la Asamblea Constituyente del de asumir funciones del Parlamento, de mayoría opositora. “Venezuela denuncia ante la comunidad internacional la campaña de desinformación adelantada desde los grandes centros de poder mediático con el fin de socavar una vez más la paz y la estabilidad social de la nación”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Respaldo. El despacho dirigido por Arreaza refiere que las medidas que están siendo criticadas fueron tomadas por el poder Constituyente Originario, surgido de la voluntad del pueblo venezolano en elecciones libres y universales, lo cual constituye un nuevo acto de injerencia.

Estados Unidos. La cancillería criticó principalmente la condena de Estados Unidos, que considera “un nuevo acto de injerencia”. “Venezuela alerta al mundo sobre las nuevas excusas del Gobierno de los Estados Unidos para continuar avanzando en su plan expansionista de agresión militar e intervención”, agrega el texto que además que EEUU manifiesta una postura que amenaza con romper todo patrón de posibles relaciones de altura, igualdad y cooperación con Venezuela sobre la base del respeto mutuo.

Antecedentes. La decisión de la Constituyente, abarcó asumir las competencias del Parlamento para legislar en materia de seguridad, soberanía, economía, finanzas, bienes del Estado y otras materias.

Posturas. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, consideró la medida “ilegítima e inconstitucional” y pidió con urgencia una reunión especial del organismo. El llamado grupo de Lima -Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú- expresó en una nota su “enérgica condena”; mientras el Mercosur, Estados Unidos, España y Reino Unido también se unieron al rechazo.

Reacción. Venezuela cree que algunos representantes de la comunidad internacional buscan socavar una vez más la paz y la estabilidad social de la nación, recuperada luego de la elección democrática y del establecimiento de la ANC, tras más de 100 días de violencia y terrorismo promovido por la oposición venezolana, con apoyo foráneo.

Sanciones. El documento además “repudia enérgicamente la nueva amenaza del imperio estadounidense respecto de la imposición de nuevas sanciones económicas y diplomáticas sobre la Patria de Bolívar, las cuales se suman a la aberrante amenaza del Presidente Donald Trump, el pasado 11/08/2017, respecto de una intervención militar contra nuestro pueblo, nuestro suelo sagrado y nuestra forma de gobierno republicana y democrática”.

Advertencia. Venezuela también alertó al mundo sobre las nuevas excusas del Gobierno de los Estados Unidos para continuar avanzando su plan expansionista de agresión militar e intervención contra nuestra Patria. “Usando como brazo ejecutor a una minoría de países conjurados en el autodenominado Grupo de Lima, cuya función es justificar la triste historia de la Doctrina Monroe, llamada ahora en el Siglo XXI “América Primero”, el Gobierno de los Estados Unidos de América pretende recolonizar los pueblos independientes del continente”.

Llamado. Finalmente la Cancillería hizo un llamado a la comunidad internacional y a los pueblos libres del mundo a que condenen colectiva e inequívocamente la conducta forajida e irresponsable del principal productor de armamentos a nivel global y del país con el mayor gasto militar a nivel mundial. El derecho y no la fuerza abusiva o la amenaza del uso de la fuerza, debe ser la fuente de las relaciones entre nuestros países.

Menú de cierre