La crisis de salud que vive el país está en consonancia con los graves problemas económicos que arrastra el país desde hace años, y que en 2017 refleja la más completa desidia en los centros de salud públicos, mientras una fuerte escasez de medicamentos pone en riesgo a cualquier paciente, lo que a decir un informe de Unión Radio, lleva a Venezuela a retroceder 70 años en la atención sanitaria.

Retroceso. El doctor, Huniades Urbina-Medina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría y exdirector del Hospital J.M. de los Ríos, recalcó que Venezuela fue desde la década de los años 60 hasta los ‘80 pionera en muchos programas sanitarios como la erradicación de la malaria con el doctor Arnoldo Gabaldón a la  cabeza. “Fuimos modelo para Latinoamérica. Impusimos los  programas de erradicación de muchas enfermedades y los demás países nos iban siguiendo”.

Declaración. “En cuanto a vacunas, fuimos muchísimos años hasta la década de los 90  pioneros en América Latina en introducción de nuevas vacunas en los programas ampliados de inmunizaciones”, precisó el galeno al lamentar que Venezuela haya retrocedido unos 70 años debido a la grave crisis sanitaria que aqueja al país “porque nos estamos quedando sin medicamentos, sin vacunas, sin programas que se instalaron para la protección de niños y adolescentes y de los adultos, estamos hablando de un retroceso descomunal en los albores del siglo XXI”.

Programa. Urbina-Medina considera que la Misión Barrio Adentro no cumplió su cometido al sustituir los Módulos de Atención Primaria por los Centros de Diagnóstico Integral –CDI- “Eso fue un gran boom, un sistema paralelo que se implantó para abandonar la atención tradicional”, pero “quienes atendían esos módulos no tenían la preparación para atender a los pacientes que terminaban en los hospitales con problemas gravísimos de mal diagnostico y mal tratamiento”, subrayó.

Enfermedades. El doctor Urbina-Medina el repunte de enfermedades que habían sido erradicadas del país, como la difteria, se debe al abandono total de la prevención y la vacunación en las zonas endémicas como el estado Bolívar. “Al no tener vacunas, los portadores de difteria comienzan a contagiar y después de 25 años sin difteria, certificado por la Organización Mundial de la Salud –OMS- tenemos esta epidemia”.

Malaria. Por su parte, la médico infectólogo, María  Eugenia  Landaeta,  jefe del Servicio de Infectología en el Hospital Universitario de Caracas, precisó que, en términos de malaria, Venezuela era pionera y solo tenía pocas zonas endémicas en Bolívar, Sucre y Táchira que prácticamente llegaron a estar inactivas. “Ahora tenemos una gran explosión de casos en todo el país y se ha visto mucha malaria complicada y mixta”.

Dengue. En cuanto al dengue, la especialista Landaeta explicó que, después de haber logrado en 1989 controlarlo, del 99 en adelante comenzaron a aumentar los casos y seguimos estando todos estos años en epidemia. “Ahora tenemos zicca y chikungunya, y fiebre Mayaro y de Guanarito, asimismo desde 2005, que no había habido brotes de sarampión, ahora hay un brote en Bolívar”.

Daño. Landaeta considera que la Misión Barrio Adentro fue un desperdicio de recursos. “Fue más propagandístico que efectivo y eso dañó mucho el sistema de salud que venía funcionando, lo que había que hacer era ejecutar lo que faltaba”.

Difteria. En cuanto a la difteria que se cura en antibióticos, Landaeta lamentó que nuca más se hayan comprado antibióticos en el país “se han  ido removiendo almacenes que tenían medicamentos sobrantes y donaciones de vencidos, no hemos tenidos más alternativa que usar vencidos pero ahora el problema ha sido la falsificación”.

Crónicos. La doctora destacó que la situación es crítica para los seropositivos que requieren antirretrovirales. “Debido a las fallas en las compras, los pacientes se deterioran, un paciente con Virus de Inmunodeficiencia Humana –VIH- sin tratamiento fallece en el término de unos dos años”.

Menú de cierre