El Gobierno estadounidense impuso una nueva ronda de sanciones económicas a diez altos cargos de Venezuela, entre ellos varios miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) y tres ministros del Gobierno de Nicolás Maduro, por “socavar” la democracia y por actividades de censura y corrupción.

En una nota de El Universal, se indica que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado informó que “mantienen esfuerzos vigorosos para sancionar a los funcionarios de Gobierno que son cómplices con los intentos de Maduro de socavar la democracia, violar los derechos humanos, inhibir la libertad de expresión y asamblea pacífica, o participan en la corrupción pública”.

Entre los afectados figuran Sandra Oblitas, vicepresidenta del CNE; Socorro Elizabeth Hernández, rectora del CNE; y a Carlos Quintero quien también integra el Poder Electoral. Asimismo, está sancionado el exministro de Comunicación, Ernesto Villegas (actual titular de la cartera de Cultura); el de la Oficina de la Presidencia; Jorge Márquez Monsalve, y el de Agricultura Urbana, Freddy Bernal.

A la lista se suman, además, Elvis Amoroso, segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC); Julián Isaías Rodríguez, actual embajador de Caracas en Italia, Manuel Ángel Fernández, presidente de la Compañía Nacional de Telecomunicaciones (Cantv) y el titular de la Misión Transporte, Carlos Osorio.

Como resultado de las sanciones, quedan congelados todos los bienes que estas personas pudieran tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíbe realizar transacciones financieras a ciudadanos y entidades de EEUU.

“Estas medidas se producen después de las elecciones de gobernadores de estado en Venezuela del 15 de octubre, caracterizadas por numerosas irregularidades que sugieren con contundencia que el fraude ayudó al partido gobernante a ganar de manera inesperada la mayoría de las gobernaciones”, apuntó el Tesoro.

Recalcó, en este sentido, que “pese a las peticiones de una auditoría independiente de los resultados electorales, el Gobierno de Venezuela procedió a la juramentación de los candidatos victoriosos ante la ilegítima Asamblea Constituyente, recalcando aún más la naturaleza autoritaria del régimen de Maduro”.

De este modo, el Gobierno del presidente Donald Trump, eleva aún más la presión, después de varias rondas previas a más de 30 altos cargos venezolanos y prohibiese las operaciones financieras con deuda nueva emitida por el Gobierno de Maduro, quien también ha sido personalmente objeto de sanciones.

Menú de cierre