El Departamento de Estado de Estados Unidos recrudeció las medidas de seguridad para su personal diplomático, al ordenar -este 27 de julio- la salida de Venezuela de los familiares de su personal en la embajada de Caracas.

El informe de la BBC refiere que la administración de Donald Trump, en una advertencia de viaje, también informó que autorizó la salida voluntaria de su personal en Caracas, por los “disturbios sociales”, los “crímenes violentos” y la falta “generalizada de alimentos y medicinas” en ese país.

“La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente”, justifica el comunicado. Además agrega que “el crimen violento indiscriminado es endémico en todo el país y puede ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento”.

La nueva medida, se suma a la ronda de sanciones contra 13 altos funcionarios de Venezuela que autorizó Trump -este 26 de julio, entre los que se cuenta la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, el ex vicepresidente Elías Jaua, el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, entre otros.

También es de destacar, que el anuncio del Departamento de Estado se produjo en el segundo día de paro cívico nacional convocado  por la oposición, en los que han muerto al cinco personas, y a apenas tres días de la realización de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente.

Menú de cierre