Las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela -ejecutadas desde agosto pasado- implica cualquier tipo de operación financiera de funcionarios del Estado u organismos, es por lo que el Departamento de Tesoro ha pedido que se detecte cualquier tipo de transacción sospechosa.

En un reporte de Unión Radio, se indica que el Departamento de Tesoro notificó a los bancos que estén atentos a cualquier actividad financiera sospechosa que involucre a funcionarios venezolanos, como parte de las medidas que el gobierno de Donald Trump ha tomado contra la administración del presidente Nicolás Maduro.

La Red Contra Delitos Financieros, una agencia del Departamento del Tesoro (FinCEN por sus siglas en inglés), solicitó a los bancos vigilar los contratos del gobierno venezolano, transferencias electrónicas de compañías ficticias y compras de bienes raíces en el sur de Florida y en Houston por parte de altos funcionarios venezolanos, por sus familia o sus asociados.

La solicitud surgió a raíz de las preocupaciones expresadas por las instituciones financieras acerca de algunas transacciones que involucraron a empresas estatales estaban siendo utilizadas para blanquear sobornos.

“No todas las transacciones que involucran a Venezuela están relacionadas con la corrupción, sin embargo, en estos momentos, y durante un periodo de agitación en el país, las instituciones financieras necesitan continuar su vigilancia para ayudar a identificar y detener el flujo de ganancias corruptas y combatir el lavado de dinero y otras actividades financieras ilícitas”, dijo Jamal El-Hinfi, director interino del FinCEN.

Otra acción que se llevó a cabo fue la del Consejo del Banco Central de Chile, que resolvió revocar la línea de crédito bilateral otorgada a su homólogo en Venezuela debido a sucesivos incumplimientos incurridos por el Banco Central de Venezuela (BCV).

El organismo rector chileno fundamentó su decisión en las condiciones del Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), medida que notificó al BCV  y que se implementará dentro de los próximos 10 días.

“El progresivo deterioro de los indicadores financieros de Venezuela y el comportamiento del BCV en años anteriores en el marco de este Convenio ya habían motivado la adopción de otras medidas de carácter general en resguardo del patrimonio del Banco Central de Chile”, apunta el comunicado del ente chileno.

En los últimos años, el BCV ha hecho uso intensivo de la línea de crédito recíproco que fue fijada en 1989 en 80 millones de dólares y que se ha mantenido inalterada desde entonces.

“Desde el año 2014 el Consejo ha venido adoptando sucesivas medidas orientadas a mitigar los riesgos financieros del uso de esta línea, a fin de resguardar su patrimonio. La implementación de tales medidas permitió reducir significativamente la exposición que originalmente mantenía con el BCV, hasta llegar al monto de $2,1 millones que actualmente se encuentra impago por el BCV al BCCh. El Banco Central de Chile ha comenzado a hacer las gestiones de cobro”, agrega la nota.

El Banco Central de Chile informó que ejercerá todas las acciones jurídicas a su alcance hasta lograr su total recuperación.

Menú de cierre