Luego que Venezuela informara que el presidente Nicolás Maduro no asistirá a la 36 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a realizar el 11 de septiembre, y en su nombre acudirá el canciller Jorge Arreaza, Estados Unidos se pronunció calificando de burla la presencia del representante venezolano.

En una reseña de Globovisión, se indica la representante de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, haciéndose eco de informes que dan cuenta de que Arreaza hablará el 11S durante la apertura de la 36 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos, criticó la visita.

“En lugar de dar la bienvenida al ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, el Consejo de Derechos Humanos debería denunciar a su gobierno”, afirmó Haley al decir que el hecho de que Arreaza se dirija al consejo “representa una burla a la institución” porque el Gobierno de Nicolás Maduro “sigue robando al pueblo venezolano su libertad y su prosperidad”.

“Incluso el hecho de que Venezuela sea un miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU demuestra la desesperante necesidad de que sea reformado”, agregó la embajadora estadounidense.

El Consejo de Derechos Humanos ha sido muy crítico en las últimas semanas con la represión ejercida por el Gobierno de Maduro contra manifestantes y detenidos.

La ONU pedirá al Consejo de Derechos Humanos en la sesión del próximo lunes que estudie tomar medidas para evitar un mayor deterioro de los derechos humanos en ese país, mediante un mecanismo de supervisión, informes regulares o una comisión de investigación.

Arreaza reaccionó diciendo que lo dicho por Haley constituye “un descaro sin precedentes”, y le sugirió atender las violaciones de DD.HH. de su país.

“Declaraciones de la representante de EE.UU. en la ONU sobre el rol de nuestro país en Consejo de DD.HH., constituyen un descaro sin precedentes”, dijo Arreaza al sugerirle a Haley “preocuparse por las atroces violaciones de EE.UU. a derechos humanos en el mundo entero”.

Para el canciller, en estas declaraciones de Haley se percibe “un notable nerviosismo ante la acción internacional de Venezuela, mediante la diplomacia bolivariana de paz”.

Arreaza dijo además que “sin dudas” Estados Unidos “es el principal violador de derechos humanos en el mundo”, y recriminó a la nación norteamericana llevar a cabo “guerras por petróleo, bombardeos a civiles, bloqueos económicos”.

Menú de cierre