Para este 20 de julio, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha convocado a un paro cívico nacional de 24 horas, en el marco de la hora cero decretada en oposición al Gobierno y la Asamblea Nacional Constituyente. En un reporte de Unión Radio, se indica que los representantes de los más importantes gremios del país señalan que no impedirán que los trabajadores se sumen a la paralización.

Comercio. María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio, dijo que los trabajadores tienen libertad plena para decidir si acatar el paro.

“El rol protagónico corresponde a la ciudadanía. Los empresarios no podemos hacer más que respetar el derecho de todos los trabajadores de manifestarse de manera pacífica. Aseguró que la decisión corresponde al país, por lo que “no debería haber represalias contra el empresariado”.

Empresariado. El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, señaló en referencia a la convocatoria de paro cívico, que el empresariado no está llamando a paro, pero los empresarios son ciudadanos también y acompañarán a los trabajadores en la medida de nuestras capacidades.

“Las empresas no pueden cerrar, el país está detenido en más de 85%, esa es la verdadera razón por la cual los anaqueles están vacíos. Este es un paro cívico, el que quiera trabajar que trabaje y el que se quiera detener que se detenga. Nosotros hemos apoyado a todos nuestros trabajadores en todas las convocatorias de marchas, de trancones, de manifestaciones, de marchas, y aquí a ningún trabajador se le ha sacado de sus puestos de trabajo”.

Remplazo. Por su parte, Carlos Larrazábal, quien asumirá la presidencia de Fedecámaras, dijo que el país no se puede detener y las empresas seguirán trabajando.

“Es un paro voluntario y ciudadano. Son los ciudadanos los que van a tomar sus decisiones el jueves en el paro cívico, nosotros simplemente tenemos que acompañar la decisión que tome la gente para buscar una salida pacífica a la grave crisis que tenemos en la actualidad”.

Advertencia. Para Larrazábal, un paro indefinido no es conveniente para el país porque los niveles de abastecimiento que hay en la actualidad son muy precarios, y se afectarían aún más las cadenas de producción.

Construcción. El gremio de la construcción en concordancia con el mandato recibido del pueblo en la consulta popular del 16 de julio, dijo que “respalda toda acción necesaria, establecida en la Constitución, que conduzca al restablecimiento del hilo constitucional, la renovación de los poderes públicos y convocatoria a elecciones libres”.

Detalles. El gremio constructor dijo que a poyan y respetan el derecho que tiene su masa trabajadora de atender, libre y activamente al llamado a paro cívico nacional convocado por 24 horas y reconoce la protesta como mecanismo de expresión democrático. Instan a los empresarios a respetar la voluntad de sus trabajadores, en pleno ejercicio de sus derechos constitucionales y libertades individuales.

Industria. Por su parte, Conindustria emitió un comunicado donde indica que los resultados de la consulta popular del 16 de julio, son la evidencia de un masivo rechazo a la posibilidad de imponer una Constituyente y, a la vez, una contundente expresión de la necesidad de un cambio urgente de las autoridades gubernamentales, por lo que exhortan al presidente Nicolás Maduro y su entorno a respetar la decisión de los ciudadanos y le hacen un llamado a abrir la posibilidad de una solución electoral que permita la renovación de las autoridades públicas.

Paralización. Conindustria expone que la razón de ser de las empresas industriales es producir, generar bienes y puestos de trabajo. Por eso, las empresas mantendrán sus puertas abiertas, mientras puedan. Sin embargo, serán respetuosas de la decisión individual de cada trabajador de participar en una huelga/paro cívico de 24 horas, sin que esto tenga consecuencias de ningún tipo para aquellos que decidan no asistir a sus puestos de trabajo.

Alerta. El sector industrial advierte que en estos momentos, las empresas industriales se encuentran muy frágiles. Por tanto, respetar el derecho constitucional de sus trabajadores a la huelga es un sacrificio del cual no se debe abusar.

Rechazo. El presidente de Fedeindustria, Orlando Camacho dijo a rechazan desde todo punto de vista un llamado a huelga general. “Es una medida totalmente inconveniente, es una locura”, remarcó al decir que el país lo que se necesita es mayor productividad, y que  paralizar las empresas y hacer llamados a huelga, no aportan ninguna solución.

Menú de cierre