Voceros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han admitido que la coalición pasó a mejor vida. Aunque no ha habido una disolución formal, la realidad es que el bloque opositor está atomizado, y pocos dan posibilidad de que sea recompuesta.

En una nota de El Universal, el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, resaltó que en la unidad hay divisiones, “eso es innegable”, pero consideró que se debe recomponer, “porque cada uno por separado no vamos a poder salir de esto”.

En una declaración a los medios acotó que deben establecer un mecanismo de inclusión en el que puedan participar sectores que no habían estado antes. En ese sentido, advirtió que lo que no se puede tolerar “es decir que se está a favor de la Unidad y al mismo tiempo sabotearla y destruirla sin razón”.

Con respecto a la creación de una nueva fracción parlamentaria por Vente y Alianza Bravo Pueblo (ABP), señaló que “están en su derecho, hay divisiones en la oposición y eso es innegable”.

En cuanto al diálogo entre Gobierno y oposición, señaló que no debe ser el único mecanismo para presionar al Estado y solucione la actual crisis que atraviesa el país.

Además puntualizó que “el Gobierno tampoco quiere diálogo, porque si quisieran cumplieran con los acuerdos, pero ellos dicen que quieren conversar para no comprometerse con la comunidad internacional, pero si de verdad lo quisieran no lo sabotearan”.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) y presidente de Alianza al Bravo Pueblo (ABP), Richard Blanco, afirmó que la MUD “ha fallecido y lo digo con tristeza”. Añadió que esa coalición tiene más de ocho meses sin reunirse para la toma de decisiones en conjunto.

En ese sentido, manifestó su desacuerdo en que el proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición –representada por otros dirigentes que aún pertenecen a la MUD, como Luis Florido– se hubiese pautado en República Dominicana, porque “allí (en ese país) no se puede dar un diálogo fructífero”.

Igualmente criticó que Florido sea quien hable en representación de la oposición en esas negociaciones y que no se hayan considerado otros dirigentes como María Corina Machado o los denominados presos políticos. “¿Quién los designó a ellos para que vayan como representantes del diálogo?”.

La alianza 16 de Julio se erigió, según Blanco, porque “no estamos dispuestos a seguir escuchando a nuestros opositores sin que se digan las cosas tal cual como se debe decir”.

Menú de cierre