Sorpresivamente este 20 de julio, una misiva reveló que el diplomático Isaías Medina dejó su cargo en la misión de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) por su desacuerdo con las acciones del Ejecutivo de Nicolás Maduro. Además, declaró que podría colaborar “con cualquier hacer justicia” y hará “lo que sea necesario” para sacar a su país adelante.

Carta. Se conoció que Isaías Medina comunicó su dimisión en una carta en la que expresó su “divergencia irreconciliable con las actuaciones del Gobierno de Nicolás Maduro”. En ella acusa a las autoridades de “reiteradas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos” y de “crímenes contra la humanidad cometidos contra civiles durante los últimos 100 días”, según reporta Unión Radio.

Posición. El diplomático, que era ministro consejero en la misión ante la ONU, defendió que Venezuela debe ser un país “donde se respete la vida, las garantías procesales y el debido proceso, sin sectarismos ni prebendas, donde impere el estado de derecho, la honestidad, la transparencia y el derecho a opinar diferente”.

Características. De acuerdo a Medina, Venezuela debe ser “un país libre de censuras, libre de presos políticos, con separación de poderes y alternabilidad democrática”, por lo que añadió que en su escrito, que su “renuncia es irrevocable”.

Deuda. Medina además, en el último párrafo de su carta, deja constancia de “la deuda de tres meses” que asegura mantiene con él la misión y dice quedar “a la espera del pago de los costos de retorno incluyendo pasaje y equipaje de la mudanza para Venezuela conforme a la ley”.

Reacción. El embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, rechazó y condenó a través de su cuenta en Twitter la postura de Medina y sus palabras. “Inmediatamente lo hemos relevado de sus funciones. No nos representa. Ha actuado de manera deshonesta”, señaló.

Menú de cierre