Luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) respondiera a la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, descartando la aclaratoria solicitada, sus actuaciones no se hicieron esperar. Convocó a toda la prensa a las puertas del máximo Tribunal, donde los dirigentes opositores han querido llegar y no han podido, y allí ofreció nueve condensados minutos de declaraciones en contra de la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Dejó claro que su lealtad con el fallecido presidente Hugo Chávez sigue vigente y defiende, lo que a su juicio, es su legado más importante: la Constitución Nacional. Se despidió sobriamente sin aceptar preguntas, fue puntual y se solidarizó con el trabajo de la prensa.

Lea toda sus declaraciones:

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró inadmisible solicitud de declaratoria que hice de la sentencia 378. Esa sentencia prácticamente derogaba, por decirlo de alguna manera, la democracia participativa y protagónica, la supremacía constitucional, el principio de soberanía que es intransferible y que reside en el pueblo y, también, la progresividad de los derechos humanos. Ellos señalaron, los magistrados de la Sala Constitucional, que yo no tenía legitimidad  para intentar esta acción aún cuando constitucional y legalmente estoy facultada para esto.

Hace dos meses y algo más con motivo de la sentencia 155 y 156, sentencias que violaban el orden constitucional, hubo una aclaratoria inaudita parte de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Ellos señalaban que por qué no solicité la aclaratoria. Decía textualmente “…cualquier ciudadano o ciudadana que tiene interés legítimo de un proceso judicial o autoridad pública, incluyendo entre otros la Fiscal General de la república,  le asiste el derecho de solicitar formalmente la aclaratoria…”

Es decir, que el maquillaje que le hicieron a la sentencia 155 y 156 , hace dos meses tenía valor la legitimidad de la fiscal para pedir aclaratoria, pero hoy dos meses después ya la fiscal no tiene legitimidad. Esa es la inseguridad jurídica que he venido denunciando desde hace tiempo. Ese maquillaje que le hicieron a la sentencia 155 y 156 en nada resolvió el tema del orden const.

Yo creo que el pueblo merecía esta aclaratoria. El pueblo que eligió a muchos, y el pueblo al cual nos debemos todos los ciudadanos, ese pueblo merecía que le respondiera si todavía estamos en una democracia participativa y protagónica o volvimos a la democracia representativa. El pueblo merecía saber si hay progresividad en los derechos humanos o tenemos que justificar esta feroz represión  que estamos viviendo. El pueblo necesitaba saber si la soberanía reside intransferiblemente en él o es que puede ser transferida.

Por esta razón he acudido hoy al TSJ a intentar un recurso contra la constituyente. Nombre jurídico: Recurso contencioso electoral de nulidad conjuntamente con amparo cautelar y subsidiariamente medida cautelar innominada de suspensión de todos los efectos de la constituyente. Es un recurso contra la constituyente.

Que estoy pidiendo: A la Sala Electoral ahora, que declare la nulidad de las decisiones del Consejo Nacional Electoral. Primero, la decisión de la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente por considerar que el decreto presidencial no cumplía con los extremos legales, especialmente es el pueblo soberano quien tiene la potestad de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Igualmente, estoy pidiendo la nulidad de las bases comiciales porque son inconstitucionales y estoy pidiendo la decisión pública hecha por la presidenta del CNE en la que informó que iniciaría la fase de postulación de candidatura a la Asamblea Nacional Constituyente y, también, que no se crearon ni decretos de estas bases comiciales y los propios actos administrativos emanados del CNE. Lo dijo uno de los rectores, lo escuché por un medio de comunicación, los actos administrativos deben ser publicados en Gaceta Oficial para saber el alcance y contenido de tal propuesta de constituyente, porque una constituyente a espalda del pueblo no puede ser constituyente. Una constituyente tiene que participar el pueblo.

Asimismo, el CNE como un poder público debe velar por la vigencia de la Constitución. Yo oía a a una de las rectoras decir que el CNE no es el organismo encargado de dirimir si la constituyente es o no constitucional.

Yo quiero recordar lo que dice el texto constitucional: Esta Constitución no perderá su vigencia si dejara de observarse por acto de fuerza o fuera derogada por cualquier medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, dice el 333, todo ciudadano investido o no de autoridad tiene la obligación de colaborar en el efectivo restablecimiento de su vigencia.  Es decir que todo ciudadano, sea magistrado, rector, fiscal, contralor, obrero, trabajador, militar, estudiante, tienen que colaborar en el restablecimiento de esta constitución porque es una orden de que da la constitución.

Por eso he venido el día de hoy a presentar estos recursos de nulidad porque considero que el Consejo Nacional Electoral incurrió en violaciones de progresividad de los derechos humanos, violación de la legalidad administrativa, principio de igualdad  y del voto, derecho al sufragio y participación política, principio de soberanía constitucional, especialmente ese.

Este recurso que estoy intentando es para defender la soberanía popular, para defender la Constitución, para defender la democracia participativa y protagónica, para defender a los venezolanos. Lo que está en juego es el país, es el integridad de los venezolanos, es la paz qe nos merecemos, es el respeto que nos merecemos, es lo que está en juego en este momento.

Porque hasta ahora los llamados a constituyentes y ustedes periodistas, yo creo que todos son testigos de excepción, han sido llamados violentos: los vamos a aniquilar con la constituyente, los vamos a poner presos, están obligados a apoyar la constituyente porque serán enjuiciados por traición, serán encarcelados. Son frases agresivas y amenazantes, quienes no acepten la constituyente son traidores, quienes no acepten la constituyente son fascistas o terroristas, no podemos vivir así.

La paz debe construirse colectivamente, entre todos, no debe ser impuesta por un único actor o bando, es todos los venezolanos que estamos llamados a la paz y una constituyente llamada sobre la base de amenazas. Hoy vengo a la Sala Electoral del TSJ para que se pronuncie en torno a esta solicitud y sobre todo que la SE declare la nulidad de todos estos actos.

Y yo creo que con esto estamos destruyendo el legado del presidente Chávez. Este es uno de los principales legados del presidente Chávez. El chavismo es una corriente del pensamiento, no es un partido político, es una filosofía de vida. Este es el principal legado del presiente Chávez (señala la Constitución).

Yo pido a todos los habitantes de todo el país que rechacen la constituyente, y que acudan al TSJ, a la Sala Electoral de hacerse parte como terceros interesados. En el piso 4 está la Sala Electoral. Y ustedes ciudadanos todos que están en desacuerdo con esta constituyente pueden acudir al TSJ, hacerse parte y rechazar esa convocatoria. 

Menú de cierre