Los continuos cortes eléctricos que padece el país desnudan que la crisis eléctrica, cuya aparición data de 2009, está más viva que nunca. En un trabajo de El Estímulo, se expone las posiciones de diversos analistas, quienes advierten que solo con el financiamiento externo se podrán superar los graves problemas del sistema.

Enunciado. La infraestructura eléctrica se ha dejado al abandono y la falta de mantenimiento e inversión en las plantas y la escasez de combustible atentan contra el suministro de energía a la población, aseguran expertos del área. El país requiere de financiamiento internacional para recuperar el sistema eléctrico.

Declaración. “El gobierno no tiene la capacidad ni gerencial ni técnica para manejar lo que está ocurriendo en el sistema eléctrico nacional. Las plantas termoeléctricas están en muchos casos inoperativas por falta de mantenimiento e inversión, pero además, por la falta de combustible”, aseguró  Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (Aviem).

Balance. El analista indica que no está disponible la cantidad de megavatios (MW) que requiere el país. Para ejemplificar dice que Caracas tiene aproximadamente 3.500 MW instalados, pero solo se producen 1.000 MW. Las instalaciones del centro del país (Plantacentro, Pedro Camejo, Castillito, el Este, Termocarabobo, La Cabrera), cuentan con 4.733 MW y apenas se producen 1.899 MW. “Plantacentro, en el estado Carabobo, en perfectas condiciones generaría 2.600 MW, no produce ni un megavatio de energía, está totalmente paralizada”, aseguró Cabas.

MW térmicos. “De 14.000 MW instalados en generación termoeléctrica en Venezuela, sólo disponemos aproximadamente de 3.500, es decir existe un déficit cercano a 10.500 MW”, detalló. De hidroeléctrica Guri extraíamos 8.000 MW y en estos momentos el rendimiento es de 10.000 MW, “la estamos exprimiendo porque las termoeléctricas no funcionan”, aseveró.

Advertencia. “Guri no se da abasto porque la capacidad de transmisión hacia el centro, oriente y occidente no es suficiente para transportar toda la energía que se requiere, porque Guri fue concebida no solo para generar electricidad para el centro y occidente del país sino, también para las plantas industriales que estaban en Guayana”, señala el ingeniero electricista Manuel Guevara.

Incumplimiento. La gran deuda del gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro es la central hidroeléctrica de Tocoma, aún sin terminar y donde se presumen actos de corrupción que habrían causado daño patrimonial a la nación, dice Cabas. Al deterioro de la infraestructura existente se suma que durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro no se han construido líneas de transmisión, lo que hace que toda la energía que se genere en Guayana no se pueda transportar al resto del país.

Desperdicio. Guevara manifestó que como las empresas básicas están casi paralizadas, parte de esa generación de Guri no puede ser aprovechada para llevarla al resto de Venezuela porque no se puede trasmitir. “La transmisión no es suficiente, Guayana consumía cerca de 4.000 MW”. El especialista no entiende cómo el gobierno no ha aprovechado que la demanda ha bajado significativamente para meterle la mano al sistema eléctrico nacional.

Descenso. “En lugar de crecer como todos los años estábamos acostumbrados, la demanda se ha reducido por la crisis económica, que calculo en 14.000 MW y debió haber estado en 18.000 MW. Pero entre septiembre de 2016 y septiembre de 2017 la demanda ha bajado en aproximadamente 1.000 MW”. Sobre esto no hay información oficial, aclaró.

Salida. Para poder levantar el sistema eléctrico nacional hay que buscar financiamiento en el exterior, pues el gobierno no cuenta con los recursos para una inversión de esa envergadura. “No se puede concebir la solución del problema eléctrico de manera aislada, porque para resolver el problema eléctrico hace falta inversión, no solamente en nuevas plantas, sino, en rehabilitar las existentes. Para recuperarlas hay que invertir entre 4.000 o 5.000 millones de dólares y esos recursos no están, por lo que hay que buscarlos en el exterior. No hay para comprar comida, menos para invertir en el sistema eléctrico”, afirmó Guevara.

Menú de cierre