La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, resaltó que los comerciantes no son los culpables de los precios ni del dólar paralelo. “Es responsabilidad del Ejecutivo nacional las distorsiones económicas”.

En una reseña de El Universal, aseguró que se deben aplicar las correcciones necesarias como eliminar el control cambiario. “Hasta el gobernador del estado Carabobo, Rafael Lavaca, dijo que no había servido para nada. Las mismas personas afectas al Gobierno están entendiendo que el control de cambio lo único que causa son distorsiones y errores”.

Con respecto a los precios acordados, en el caso de la carne y algunos rubros agrícolas, señaló que no ha funcionado porque “la dinámica de la hiperinflación no permite que se puedan fijar precios, porque el crecimiento de la inflación es mucho mayor que el de cualquier banda que se pueda colocar”.

Pese a esto, el Gobierno informó que esta semana anunciará los importes de venta de los 50 rubros priorizados que forman parte del Plan 50.

Dijo que para comenzar a estabilizar la economía se debe en primer lugar “revisar el desorden fiscal que tiene el Gobierno, en segundo lugar evaluar el desmontaje del control cambiario que es otro grave problema que tenemos en el país”.

Con respecto al desmontaje del control de cambio, Uzcátegui acotó que se debe hacer “una evaluación profunda para que ningún sector se vea afectado”.

“Hay que tener voluntad política cambiar y hacer los ajustes que hacen falta”, concluyó.

Frente a esta postura, el constituyente Oswaldo Vera señaló que existe un margen elevado de especulación en los precios generados para la demanda de productos. “Más del 80% del componente de los precios tiene que ver con la especulación y no con ninguna de las leyes económicas”, afirmó.

El también dirigente sindical dijo que los trabajadores participarán en una jornada de supervisión de los precios acordados por el nuevo modelo productivo promovido por el presidente de la República.

Resaltó que la Ley Orgánica del Trabajo los Trabajadores y Trabajadoras, plantea la necesidad de que los empleados participen de manera directa en la elaboración de los precios.

Menú de cierre