Atendiendo al paro cívico nacional convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y que se realizó este jueves 20 de julio, el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) advirtió que aunque se respetó la decisión de los trabajadores de sumarse a la paralización, advierte que el sector no está en capacidad de resistir la dilatación de la protesta.

En un reporte de El Universal,  la presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, aseguró que el sector empresarial respetó el derecho que tienen los trabajadores a la paralización, pero apuntó que que el país no se encuentra en condiciones para llamar a una huelga indefinida.

“Las empresas no tenemos capacidad de mantenernos tanto tiempo con las santa marías abajo, ni nuestros trabajadores tienen capacidad de mantenerse tanto tiempo sin asistir a sus puestos de trabajo”, manifestó.

Uzcátegui amplió que las empresas no fueron “protagonistas ni convocantes” del paro, pero apoyaron la iniciativa conforme a las decisiones que tomen los trabajadores de participar en la misma. “Le dimos absoluta libertad a los trabajadores”, sentenció.

Destacó que la paralización no fue convocada por el sector empresarial, sino por el mismo Gobierno cuando “decide no apoyar la producción nacional, fortalecer a los empresarios extranjeros y dictaminar la inflación”.

Por su parte, el presidente de Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (Fedecamaras) Carlos Larrazábal, resaltó que los trabajadores apoyaron el paro cívico convocado por la oposición.

 

Menú de cierre