La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), se unió al grupo de organismos internacionales que decidieron revisar a la baja la proyección de crecimiento de la economía venezolana para este año. Sin embargo, dice que la región registrará una expansión promedio de 1.1%, con lo que dejará atrás dos años de recesión.

En un reporte difundido en su portal, refiere que Venezuela es uno los tres países de América Latina que no presentará tasas positivas de crecimiento este 2017. Destaca que para este año habrá una nueva contracción del Producto Interno Bruto (PIB) del 7,2% y una nueva aceleración de la inflación, mientras que en Santa Lucía y Suriname, se contraerán 0,2%.

Según la previsión, que coincide con la que hacen otros organismos multilaterales, así como firmas nacionales, Venezuela sumará su cuarto año seguido de caída, formalizando lo que los especialistas llaman como una depresión económica.

La Cepal compara los datos propios de 2016 con los previstos para 2017. Refiere que su estimación fue que el PIB se contrajo 9,4% el años pasado, debido a factores como los bajos precios de petróleo, la reducción de producción de crudo de 58.000 barriles diarios entre diciembre de 2016 y mayo de 2017, así como la reducción de jornadas laborales por los cortes del servicio eléctrico y el anuncio del retiro del cono monetario del billete de 100 bolívares en diciembre.

En cuanto a la deuda externa del Gobierno, dice que esta experimentó en 2016 un incremento del 10% con respecto al saldo de finales de 2015, lo que equivale a 4.229 millones de dólares. En el primer trimestre de 2017, el endeudamiento externo del país fue casi nulo (0,14%).

Por su parte, la deuda interna del Estado evaluada en dólares se contrajo un 21% el año pasado, como consecuencia de la devaluación del bolívar, y sufrió una caída del 2% en el primer trimestre de 2017.

Las reservas internacionales disminuyeron un 32,8%, tras un descenso del 25,9% en 2015. En el primer semestre de 2017, alcanzaron el valor más bajo en los últimos 21 años de 10.004 millones de dólares. Cepal destaca que “la inversión extranjera y el endeudamiento externo (bonos o préstamos) son insuficientes para cubrir las obligaciones de deuda y las importaciones”.

Con respecto a la evolución del sector externo, el Comité estima que el año pasado las exportaciones se contrajeron en un 27% y las importaciones disminuyeron un 48%.

En el 2016 el Gobierno informó al Fondo Monetario Internacional (FMI) una inflación del 254,9%. “En 2017 las presiones inflacionarias se mantienen y se estima que el porcentaje de inflación continuará siendo de tres dígitos”, estima el estudio.

El informe también señala el aumento de sueldo, que en el año pasado fue de 454%, mientras que hasta julio del presente año, tras los aumentos de enero, mayo y julio, el salario ha aumentado en un 140,1%.

La Cepal destaca que en el resto de los países habrá un crecimiento positivo gracias a un contexto internacional con óptimas expectativas de crecimiento y mejoras en los precios de materia prima que exporta la región.

Menú de cierre