El Gobierno ha dado un nuevo paso en su rechazo y pronunciamiento contra las sanciones financieras impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al emitir una carta al pueblo de ese país y a su primer mandatario, donde desliza la posibilidad del cese del envío de petróleo a esa nación. La Cancillería se encargó de divulgar la misiva.

Nota. La Cancillería venezolana difundió una “Carta Abierta del Pueblo venezolano al Pueblo y Gobierno de los Estados Unidos de América”, en el que ante las medidas de prohibición de negociación de bonos y pago de dividendos que ordenó Trump contra el Gobierno, adelantó que las mismas “ponen en riesgo” su condición como “el proveedor de petróleo más cercano y seguro para los EEUU”.

Texto. El documento precisa: “Las decisiones unilaterales e ilegales del presidente Trump no sólo afectarán al pueblo venezolano, sino también al pueblo estadounidense. Las sanciones anunciadas, ponen en riesgo nuestra condición, casi centenaria, como el proveedor de petróleo más cercano y seguro para los EEUU”, dice.

Negocio. Estados Unidos es el principal socio comercial de Venezuela. Actualmente le vende diariamente 800 mil barriles, que representan 42% del 1,9 millones de barriles diarios que produce el país. De acuerdo a los analistas, la exportación a este país es vital en las finanzas nacionales, pues representa la entrada efectiva de divisas al país, ya que el resto de las colocaciones son pago de deuda a Rusia y China, o venta con condiciones especiales a Petrocaribe y Cuba.

Aislamiento. En el texto, el Gobierno indicó que “el Presidente Trump impuso a nuestro país severas e injustas sanciones económicas, reconociendo públicamente su intención de “aislar la economía venezolana”.» expresa el pueblo de Venezuela en la misiva.

Afectación. Según el gobierno, las sanciones afectarán a los estadounidenses “ante la posibilidad” del alza de los precios de la gasolina, “mientras que miles de trabajadores corren el riesgo de perder sus ahorros (…) ante el impacto en los fondos de jubilación por el veto que pasa sobre los bonos venezolanos”.

Sanciones. El pasado 25 de agosto, Trump firmó una orden ejecutiva por la que prohíbe las “negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal”. La medida prohíbe también las “negociaciones con ciertos bonos existentes del sector público venezolano, así como pagos de dividendos al Gobierno de Venezuela”.

Lema. El gobierno venezolano ya ha mostrado su rechazo a estas medidas y con la misiva de la Cancillería indicó que el comportamiento de Trump “no se corresponde con el lema de su campaña de ‘volver a hacer grande a América’”.

Choque bélico. Para Venezuela “las temerarias decisiones” de Trump “pretenden conducir a EEUU a nueva aventura militar y amenaza con generar un nuevo conflicto internacional, con inimaginables repercusiones económicas y humanitarias para todo el hemisferio”. Según la Cancillería venezolana, el objetivo de EEUU es apoderarse de los recursos de su país.

Llamado. “El pueblo de los Estados Unidos, pueblo de paz, debe liderar los esfuerzos para neutralizar las nuevas intenciones guerreristas de su gobierno. Por ello, hacemos un llamado fraterno y sincero a todos los estadounidenses de buena voluntad, para trabajar juntos por la defensa de la libertad de nuestros pueblos”, reza la carta.

Menú de cierre