En medio de las más largas protestas que registre el país en años, los cuerpos de seguridad de Venezuela, que han reprimido más de 84% de las manifestaciones, han requerido elevar la compra externa de material de seguridad y para dispersar a las personas que se movilizan.

En un reporte de Unión Radio, se informa que al menos desde el país vecino, Brasil, los cuerpos de seguridad venezolanos no se podrán surtir de implementos para enfrentar las movilizaciones opositoras que suman 70 días.

De acuerdo a la reseña, se indica que el Gobierno brasileño prohibió las exportaciones de gas lacrimógeno a Venezuela, en medio de la ola de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, confirmaron fuentes oficiales.

Considerado como un “material militar”, el gas lacrimógeno necesita de la aprobación del Gobierno para ser exportado, según dijeron las fuentes del Ejecutivo, que admitieron la suspensión del envío a Venezuela.

El Ministerio de Defensa, por su parte, aseguró que las cargas de gas, cuya venta fue negociada el pasado abril con la empresa brasileña Condor Tecnologías, con sede en Río de Janeiro, “no fueron embarcadas”.

“Los últimos embarques se produjeron hace mucho tiempo por lo que el material que están utilizando en Venezuela no es nuevo”, declaró la fuente.

La empresa Condor Tecnologías No Letales, encargada de la producción del gas lacrimógeno, no se pronunció sobre el embargo de la carga.

El Gobierno brasileño atendió un pedido de los opositores venezolanos para suspender el envío del gas lacrimógeno, el cual, denuncian, es utilizado por las Fuerzas Armadas contra los manifestantes.

Por medio de su cuenta de Twitter, la aerolínea Avianca Brasil también aseguró que no transportaría una carga de lacrimógenas hacia Venezuela.

Menú de cierre