La fuerte devaluación autorizada por el Gobierno en el sistema de la Divisa Complementaria (Dicom), que suma a la fecha 72,4% -pasó de Bs 727 a Bs 2 mil 640- ha impactado todos los sectores de la economía. Es el caso de las aduanas, que se rigen por esta paridad, y que ha visto sus costar subir de manera sustancia.

Así lo sostuvo la presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, quien en un reporte de Globovisión refirió que con el nuevo Dicom, se incrementaron en 263% los aranceles por nacionalización de productos importados.

El problema no está en cuánto se da (en el mecanismo), el problema radica en que pasamos de 727 bolívares por dólar –tasa en que se ubicó la última subasta del anterior Dicom– y la cual se aplicaba a la nacionalización de lo que se importaba, a más de 2 mil 600 bolívares, lo que quiere decir que tuvimos un incremento de 263% en aranceles”.

Señaló: “¿Entonces cuánto cuesta ahora nacionalizar los productos que se importen? Todo eso se va a trasladar al consumidor”.

En ese sentido, Uzcátegui refirió que el ingreso mensual de los venezolanos “se está viendo seriamente afectado por el modelo de económico empleado por el gobierno quien se dedica a imprimir billetes para cubrir los errores cometidos, esto deja como consecuencia una alta inflación que le quita el valor a la moneda”.

Para la presidenta de Consecomercio, la “superinflación” de Venezuela se debe a las bajas reservas internacionales, exceso de liquidez en el mercado y baja producción nacional.

Si el Gobierno Nacional hubiese invertido los 6 mil millones de dólares que según gastaron comprando los productos de los Comités Locales de Abastecimientos (Clap) en la producción del país, podría haber generado más de 30 mil millones de dólares en alimentos para el país, tendríamos alimentos para tres años en Venezuela aunado a todos los empleos que se pudiesen haber creado”, puntualizó.

Menú de cierre