Desde 2003 el gobierno mantiene la política de control de precios. El colapso del esquema lo ha obligado a apostar por lo que llama importes acordados con productores, distribuidores, comerciantes e importadores. Los especialistas descartan que la medida suponga un freno a la inflación, mientras desde la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) confían en controlar la especulación. Panorama con la reseña.

Declaración. “La Ley Constitucional de Precios Acordados estimulará la producción, tanto para el sector público como privado y contribuirá a combatir la especulación”, afirmó el constituyente y economista Jesús Faría.

Datos. Detalló que la norma refiere a la fijación de los precios de 50 rubros prioritarios, los cuales serán anunciados en los próximos días. “Son 50 precios y creo que debemos presentar la lista lo antes posible porque si los productores se sienten cómodos para producir, estaríamos estimulándolos por la vía de los precios”, indicó Faría.

Norma. La Ley de precios acordados fue entregada a la ANC por el presidente de la República, Nicolás Maduro, para estabilizar la economía. La instancia ya aprobó los primeros seis artículos de la normativa.

Dinámica. De acuerdo a Daría, “el Estado está ejerciendo su autoridad, se ha venido sentando con los industriales y los productores para establecer el costo de la producción y de ganancia para establecer los precios”.

Intervención. El constituyente indicó que “dentro de la dinámica de la economía, si algunos sectores comerciantes ven la oportunidad de obtener una ganancia escandalosa no les importa el impacto que eso tiene, por lo que es necesario que el Estado intervenga para contener ese desequilibrio”.

Precios. Debido a que el control de precios ha sido un fracaso, no solo por provocar que numerosos rubros desaparezcan por la imposibilidad de cubrir costos, generando presión inflacionaria, Faría indicó que “revisarán periódicamente los precios de manera que no haya un rezago que impida que se siga produciendo”.

Aliados. Faría se refirió a la necesidad de promover una gran base popular facultada con una ley de complemento, en este caso la de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) que está pendiente. Asimismo, el economista aseguró que en el país existe “potencial obrero” para avanzar en este sentido. “La clase obrera es una enorme fortaleza moral política y económica de esta revolución chavista, es un extraordinario músculo de acción para tener mayor productividad y desarrollar una ofensiva política mucho más contundente”.

Antecedente. Al momento, el Gobierno solo ha pactado los precios de la carne. Desde hace más de una semana se acordó una escala entre Bs 37 mil y Bs 80 mil, sin embargo el anuncio de la fijación del importe de venta hizo desaparecer el rubro.

Menú de cierre