La crisis del país es multifactorial, pero en un foro de la de la firma Econométrica, llamado “Navegando en aguas turbulentas”, se valoró el efecto de la contracción de la economía. Varios analistas, reseñados en una nota por El Estímulo, concuerdan que el país va al “colapso total”.

Previsiones. Analistas reunidos en el Foro coinciden en que la complejidad de la situación política agravará la actual crisis económica del país. Para finales de 2017 prevén una contracción de entre 10% a 15% y una caída del consumo de 35%.

Entorno. Advierten que a la negativa del gobierno de modificar la política económica y a la insistencia en profundizar los controles se suman las restricciones en la entrega de divisas a través del Dicom, la propuesta de crear una canasta de monedas distintas al dólar, las sanciones financieras de Estados Unidos y la crisis política. Todo ello -señalan analistas- crean un escenario en el cual complicará aún más la economía en Venezuela, agobiada por la recesión, la escasez y la alta inflación.

Pagos. Henkel García, director de Econométrica, destacó que la complicación en el pago a los proveedores internacionales por parte del gobierno de Nicolás Maduro, empeorará la importación de bienes de primera necesidad. “Las sanciones ejercen una presión mayor a las finanzas públicas, está casi paralizada el flujo y el sistema de pagos, por lo que esto puede llevar a la economía venezolana a un colapso total”, afirmó.

Cesta. García sostiene que no es viable la creación de una cesta de monedas distintas al dólar y con la que el gobierno pretende utilizar rupias, rublos y yuanes como medios de pago. Destaca que el Dicom continuará pero con montos de asignación muchos más bajos. “El cierre del Dicom mientras se adapta la canasta de monedas podría ser una excusa para no entregrar más dólares debido a la caída de los ingresos en divisas. Pero esto no puede durar mucho tiempo, no se puede paralizar a la economía. Se debe asegurar un mínimo nivel de abastecimiento“, dijo.

Estimaciones. El director de Econométrica sostiene que el último trimestre del año será muy complicado, “todo apunta a que la situación se agravará antes de ejecutarse algún cambio, la crisis se va a profundizar. Si la Unión Europea ejecuta sanciones, esto también traerá más presión al gobierno”. Entre sus previsiones macroeconómicas para finales de año prevé una caída de la actividad económica de entre 10% a 15%, una tasa de inflación de alrededor de 1.000%. “Una contracción tremenda en los últimos cuatro años, cuando se ha perdido el tercio de la producción en el país”, alertó.

Rezagos. A juicio del director de Econométrica, Francisco Ibarra, en el país se seguirán observando grandes rezagos y distorsiones en el sistema de precios, al tiempo que es muy probable que una inflación tan elevada se siga acelerando. Destaca -por ejemplo-que el sector de servicios es el que presenta mayor distorsión en sus precios.

Indicadores. Ibarra resaltó que durante el pasado mes de agosto se observó una de las tasas de inflación mensual más elevadas, al cerrar en 30%. Mientras que el índice de escasez se colocó en 52%. Para finales de este año estima una baja del consumo privado de 35%. “Por cada bolívar que el gobierno obtuvo en recaudación, el Banco Central imprimió tres bolívares (…) La inflación interanual cerrará el año sobre los cuatro dígitos. La pregunta relevante no es si el país atravesará una hiperinflación, sino como llegaremos a ella”, dijo.

Precios. Destaca Ibarra que el sistema de precios “está extremadamente estresado ante una cantidad de desequilibrios que lo que hacen es profundizarse, y no vemos ningún viraje, ningún plan de ajuste, ninguna solución en marcha”.

Divisas. El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, durante el foro indicó que la caída en las asignaciones de las divisas al sector privado continúa siendo uno de los principales factores en el declive de la producción nacional. No obstante, resalta que la incertidumbre en el escenario político también afecta la toma de decisiones del sector. De acuerdo a sus previsiones, resalta una disminución en las importaciones para el cierre de año de 20% para quedar en torno a los 16.543 millones de dólares.

Menú de cierre