El líder de Voluntad Popualr, Leopoldo López fue devuelto este 5 de agosto a su arresto domiciliario, días después de haber sido sacado intempestivamente de su residencia por supuesto riesgo de fuga y de haber permanecido menos de una semana en un penal militar.

Aunque ninguna autoridad venezolana ha emitido información al respecto, a raíz del tuit divulgado por su esposa, Lilian Tintori, se confirmó la noticia, que a decir del abogado defensor, Juan Carlos Gutiérrez, se consiguió por la presión internacional.

“Si no hubiese difusión internacional masiva y presión de los líderes mundiales, esto sería mucho peor, y pienso que ha sido determinante el pronunciamiento del Papa”, valoró Juan Carlos Gutiérrez, en una entrevista con la radio pública de la ciudad de Buenos Aires.

Consideró que el hecho de que el político regresara a prisión domiciliaria días después de haber sido sacado de su residencia por supuesto riesgo de fuga, no se debe a los reclamos realizados por su defensa ante la Justicia, sino que ha sido “fundamental” la presión política y, ante todo, la preocupación del Vaticano.

Además, consideró que todo forma parte del “juego estratégico” del Gobierno de Nicolás Maduro, que, a su juicio, “no deja de hacer ajedrez” y utilizarlos “como carne, dentro de su esquema de perseverancia y persistencia por mantener un poder que no le corresponde”.

Para Gutiérrez, la restitución del beneficio de casa por cárcel “no constituye un acto de Justicia” porque tanto López, como Antonio Ledezma, a quien también se le reeditó el arresto domiciliario no han cometido delitos.

“Han sido juzgados de manera irregular, con graves vicios en cuanto al debido proceso y están encarcelados absolutamente de manera arbitraria. Dentro de esta arbitrariedad le envían a la cárcel, le envían a su casa… es una suerte de juego que tiene características antidemocráticas, no jurídicas”, denunció.

Además, aseguró que ahora López, quien cumple una condena por promover una protesta antigubernamental que degeneró en actos violentos, tiene más limitaciones que antes porque las restricciones de comunicación son “absolutas” y “no hay forma de que él pueda expresarse bajo ningunas condiciones”, reveló.

Menú de cierre