Una venezolana en China: estudiar en Beijing entre la censura y el pensamiento crítico

Una venezolana en China: estudiar en Beijing entre la censura y el pensamiento crítico

Hace más de un año me dieron la oportunidad de relatar mis historias como inmigrante venezolana en China. La idea fue fascinante y el resultado de esos pocos escritos que se llegaron a publicar fue extraordinario. Confirmamos lo que pensamos. El interés de miles de venezolanos y latinoamericanos por saber un poquito más sobre qué rayos sucede en China, fue abrumador. Pretendo entonces volver a recuperar este espacio, esperando que mis escritos reflejen no sólo las vivencias y experiencias que he tenido en este país, sino también el conocimiento de fondo que he ganado sobre China como estudiante de maestría de una de las mejores universidades del país.

En Caracas, estudié en una escuela donde el prototipo de profesor, con traje, corbata y maletín, no siempre aplicaba. Estudié en un lugar donde los estereotipos fracasaban y te obligaban a re-pensar en lo que socialmente ya habías definido. Me formé gracias a profesores que sin tabúes y mordazas explicaban y defendían con pasión sus ideas. Ideas que buscaban encender el pensamiento crítico de sus estudiantes, enseñándoles a analizar y no a repetir, a contra-argumentar y no a asentir, a dudar y no a dar todo como verdadero. De los buenos mentores me quedó su pasión, irreverencia, creatividad, y su amplio sentido de lo que es pensar críticamente.

La dinámica universitaria en Beijing

A diferencia de mi paso por la Universidad Central de Venezuela (UCV), la educación en China ha sido diferente. Pues sí, todo en China es siempre diferente. Aquí la universidad es menos contestataria, crítica y dinámica. En año y medio he visto como cada día fluye como el día anterior, sin mayores contratiempos, ni marchas o asambleas estudiantiles estremeciendo los espacios universitarios. Sin profesores, estudiantes o empleados universitarios reunidos discutiendo lo que sucede fuera del campus.

En China, los profesores son protagonistas de un estilo de enseñanza que apenas está comenzando a mutar del estilo tradicional en que el profesor habla y el estudiante escucha, a un sistema que promueve la discusión y el análisis crítico de los contenidos. A pesar de estos avances, los profesores chinos se muestran más tímidos y menos elocuentes al hablar, se expresan como si midieran con regla cada palabra que dicen, y calcularan con detalle lo que dejan de decir también. La sensación de querer decir más y no poder, permanece; y sus puntos de vistas a menudo parecen brillar por su ausencia.

Aunque sería un error decir que en China no he tenido la oportunidad de profundizar sobre algunos aspectos “polémicos” de la realidad de este país, mi critica nace en dirección hacia esas barreras que parecieran ahogar el rol del profesor.

Sabiendo la complejidad y el punto histórico en el que se encuentra China ¿Por qué tanto miedo a opinar?

En mi universidad, por motivos de “seguridad” y en aras de “mantener la disciplina”, las clases son grabadas y se presume que también son supervisadas. Bajo este ojo omnipresente, hay temas tabúes que no se pueden mencionar ni mucho menos discutir. La masacre de Tiananmen (天安门) es uno de ellos. Los profesores evaden y se niegan a hablar con estudiantes extranjeros sobre lo que sucedió en 1989, supongo que por miedo a retaliaciones administrativas. Con los estudiantes chinos esto no es mayor problema, muchos de ellos ni siquiera saben de su existencia.

No sólo los sucesos de Tiananmen han sido prohibidos y borrados de los currículos escolares, sino que otros temas “sensibles” han corrido con la misma fortuna de ser excluidos de los planes de enseñanza. En el marco de una materia llamada Sociedad Civil en China, el estudio de Movimientos Sociales, por ejemplo, es uno de los tantos temas “sensibles” que no se enseñan a estudiantes chinos. Es decir, aun cuando a los Wai-Guo-Ren (Extranjeros) nos es dada la oportunidad de estudiar sobre la materia, a los estudiantes chinos en cambio, les es negado estudiar estos tipos de contenidos.

En China, las universidades más importantes del país se encuentran bajo estricta tutela del Ministerio de Educación (incluyendo BNU), algo que, aunque a simple vista parezca ordinario, tiene un sentido político. Cada ministerio que conforma el aparato de gobierno está a su vez regido o controlado por una oficina del Partido Comunista Chino (PCC), lo cual asegura que las decisiones tomadas por el Estado siempre favorezcan la línea del partido. Sí, la estructura del Estado y del PCC se solapan, y las universidades no escapan a esta dualidad. Cada casa de estudio no sólo tiene como máximo líder o rector (frecuentemente inscrito al PCC), sino que su poder es paralelamente compartido con un representante del PCC, quien goza con igual o mayores poderes que el rector oficial. El objetivo es el mismo: velar por que nadie pise fuera de la línea del partido. Esta decisión impregna lo que se enseña, lo que se aprende y el conocimiento que se produce.

Respuestas ante el cerco informativo

A pesar del hermetismo informativo y la cesura del PCC, hoy en día somos cada vez más las personas que nos valemos de múltiples herramientas para poder acceder a un sinfín de información. Somos más los que utilizamos VPN para superar las mordazas y censuras. Incluso, hoy son más los ciudadanos chinos que viajan a otros países a formarse, y en el transcurso aprenden del valor de las libertades civiles. Aunque ambos razonamientos no son suficientes para que se genere una ola de democratización en China, sí creo que la masificación del uso de nuevas tecnologías de información demandará mayor apertura ideológica al PCC.

No hay que perder de vista, si algo ha garantizado la supervivencia del PCC desde que llegó al poder en 1949, ha sido su capacidad de adaptabilidad.

 

De interés  CNN desnuda al rey

 

Comentarios

Comentarios

Close Menu
Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Beneficios de un Gobierno de Transición (Ideas para un debate)