Hay gente que todavía a estas alturas hace una lectura leguleya del referendo convocado por la MUD para el próximo 16 de julio. Cuando la verdadera lectura es política.

En esta recta final que encara la Mesa de la Unidad Democrática y el resto de la oposición (o sea el chavismo crítico) necesita movilizar y empoderar a sus seguidores. Necesita darles un reto que que les de un motivo y les permita medir fuerzas. También recuperarlas de la marchitis.

Si la oposición logra darle a esta convocatoria un verdadero carácter nacional, el gobierno tendrá una vara pública con la cual medirse.Y mejor (o peor según se mire) sus seguidores podrán ver y sentir las diferencias en la movilización y la legitimidad respectiva.

Ya todas las acciones leguleyas se han ido agotando.De aquí en adelante lo que queda es política pura y dura.

Menú de cierre