Esta es la historia de cómo la oposición retomó la calle en el centro de Caracas

Esta es la historia de cómo la oposición retomó la calle en el centro de Caracas

Eran las 10:40 am cuando caminaba en dirección a la Plaza La Estrella. Una extraña intersección de caminos en la que se cruzan calles que derivan en La Candelaria, San Bernardino y San José. La convocatoria general de la MUD, era a partir de las 10 am, pero Voluntad Popular había convocado un poco más temprano a las 9. Ya se escuchaban detonaciones. Gente caminaba en dirección contraria a la plaza a la que yo iba. El rumor crecía en la medida que nos acercabamos: “los colectivos dispararon y ya hirieron a alguien”.  Pero cuando llegué a la Plaza propiamente dicha el lugar estaba repleto de gente, aunque justo antes de cruzar el puente Anauco y bajo un toldo un grupo de motorizados se agrupaba. La gente los miraba con desdén.

Allí en el limbo que es la Plaza la Estrella, porque la plaza no existe sólo es la intersección de caminos, la gente estaba euforica. Con molestia, por lo sucedido con los colectivos pero con actutud desafiante. Un grupo de polícias se acercó en y la gente los empezó a cuestionar diciéndole que no hacían nada contra la delincuencia pero se ensañaban con ellos.  La comisión policíal conversó con quiénes parecian liderar la marcha y la gente empezó a caminar más tranquila, luego que la policía se retirara. La marcha no pasaría hacia Galerías Avila para tomar la urdaneta, sino que se dirigiría hacia la avenida Andrés Bello por una calle paralela, la misma que cruza con un antiguo CADA evitándo cuidadosamente el encuentro con un edificio de la Misión Vivienda.

La marcha continuaría hacia y por la Avenida Vollmer, cubriendo la calle de bajada y también todo el paseo. Las consignas se paseaban por “y va a caer, este gobierno va a caer”, pero no, mejor digánlo en presente apuntaba alguien, “este gobierno ya cayó”. Hay que entender la euforia en su contexto: La circunscripción  electoral que agrupa La Candelaria, San José y San Bernardino ha sido tradicionalmente opositora en la más reciente elección de diputados el candidato Henry Ramos Allup, de tradicional partido Acción Democrática sacó el 69,83% de los votos. Sin embargo el gobierno impide a sangre y fuego cualquier manifestación opositora. Para que se entienda entre el gobierno y colectivos paramilitares tuvieron que tomar desde 2003 con bombas lagrimógenas y una tanqueta la principal Plaza de La Candelaria, para que esta plaza dejara de ser punto de encuentro de la oposición. Luego de eso se multiplicaron las invasiones a edificios viejos, se expropiarian estacionamientos para construir edificios de la Misión Vivienda y se toleraria la extorsión que los colectivos mantienen en los comercios de la zona. Por todo eso y por años, si eras opositor de La Candelaria y te querías manifestar te tenías que ir más hacia el este, dónde el gobierno permite la manifestación opositora. Confinada.

De interés  Grupo de Estudio del Oso Frontino rechaza liberación de hembra realizada por Minea en Mérida

Frente a la Torre de David, la sede de Pdvsa Gas y el Colegio Los Salesianos se detuvo la marcha de la oposición ¿Para dónde vamos? se preguntaban algunos. Haciendo notar que caminabamos en dirección contraria a la Defensoría del Pueblo, a la avenida Urdaneta, en definitiva a lo que se suponía era la meta del día.

La marcha estaba detenida allí en ese punto de la avenida Andrés Bello. Faltaron pocos minutos para averiguar por qué. De frente pero del otro lado de la avenida, por dónde está la Fundación del Niño, del niño Simón, como la llaman ahora. Justo por allí venia una marcha uniformada de rojo. La tentación era demasiado grande para muchos y el grito más extendido fue “yo vine por que quise, a mi no me pagaron” o también con la variante, “yo vine porque quise a mi no me obligaron”.

El gentío bajó hacia Quebrada Honda, entrando por la avenida Libertador sin pasar delante del edificio emblemático de la CANTV. Bordeando los autobuses que venían de todas partes del país, para la concentración oficialista. Una cuadra y muchos autobuses después:luego del terminal privado de Rodovias la gente le gritaba a los edificios de la Misión Vivienda que están por allí:” No somos milicianos, somos ciudadanos”, el cruce sería hacia la calle que bordea la entrada este del Parque Los Caobos. Y finalmente luego de cruzar un puente desembocaría en la autopista, en la Francisco Fajardo. A la altura del Jardín Botánico, luego de cruzar un puente. Concentrados allí, la gente no sabía muy bien que hacer.  Suponían que lo siguiente sería ir hasta Plaza Venezuela, pero un piquete de la Policía Nacional Bolivariana lo impedía. Algunos querían avanzar, otros decían que había que esperar a la marcha que se supone venía de El Paraíso, el suroeste de la ciudad. Pero no hubo tiempo para pensar. Subitamente empezaron a llover bombas lagrimógenas. Unos corrieron , otros se tiraron en el piso, unos compartieron agua y otros antiacido. Pero no se fueron.  Aparecieron las máscaras anti gas, las franelas en el rostro, el pecho descubierto, los guantes en las manos y una multitud que les decía, no les respondan, no caigan en provocaciones. Esperemos  a la marcha ya vienen.

De interés  Rafael González Arias, nuevo vicefiscal general, crítico de la "descomposición policial" (Perfil)

Y como empezaron las bombas pararon. Una comisión llegó, de policías, querían dialogar, parecían ahora querer seguir el procedimiento del uso progresivo y diferenciado de la fuerza, después de gasear un poco. Quizás para no perder la costumbre. O las mañas, no se sabe. Pero lo cierto es que hablaron, aunque no sabían con quien hablar, venian en son de paz. Un militante opositor vestido de Primero Justicia de pies a cabeza, amarillo pollito se preguntaba dónde estaría la diputada. La diputada que buscaba era a Gaby Arellano, que desde la Plaza La estrella acompañaba a la marcha, que había subido a un auto al joven tiroteado que sus familiares dicen que no estaba marchando, pero que quienes lo acompañaban dicen que si, que claro, que estaba con nosotros. La diputada no apareció. No le dió tiempo. Visto que el garrote de las bombas no habia funcionado, la PNB optó por la zanahoria, parecieron decir, sigánme los buenos y abrieron paso a la marcha. La que venía de El Paraíso ya se divisaba en el horizonte de unos pocos metros, y  del otro lado del puente pisaba los talones la militancia roja, rojita.

Para mi se acabaría allí la manifestación. Para muchos también. No estaba claro el horizonte de la continuidad. No estaba claro cómo habían sido las otras 25 concentraciones convocadas por el resto de la ciudad, pero si había la certeza de que aunque el gobierno insistiera que el centro de la ciudad era  territorio chavista, allí mismo dónde están las sedes de los poderes públicos era cada vez más un bastión opositor, y no solamente por el número de votos. También ahora, de nuevo, por la calle. 

De interés  San Romero: Nadie pudo callar tu última homilía

 

Comentarios

Comentarios

Rodolfo A. Rico

Editor en jefe de El Cambur.A mi lo que me gusta es echar el cuento. Yo escribo.Como periodista, creativo, en negro, publicista y lo que haga falta. Soy autor del libro: "Cómo acabar con los libros de autoayuda".
Close Menu
Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Grupo de Estudio del Oso Frontino rechaza liberación de hembra realizada por Minea en Mérida