Este científico de finales del siglo XIX, logró combinar su carrera de ingeniero con su pasión por el estudio de la naturaleza, dejando no solo obras como el ferrocarril de Caracas a Valencia, sino también un sinfín de investigaciones de la geografía y la botánica de Venezuela.

Nacido en 1867, Jahn es considerado pionero de los estudios antropológicos en Venezuela. Ya con una carrera previa de ingeniero militar en Alemania, se gradúa de ingeniero en la Universidad Central de Venezuela.

Una vez graduado se incorpora en el trabajo de planificación del ferrocarril entre Caracas y Valencia, durante el cual se inicia en paralelo con sus labores científicas.

Para 1887, el Presidente Antonio Guzmán Blanco autoriza una expedición hacia el Alto Orinoco, comandada por Vicente Marcano, en la cual participa Jahn.

Al retornar a sus labores en el ferrocarril, comienza a realizar el levantamiento topográfico de la cuenca del Lago de Valencia, poniendo en práctica la especialización en Ciencias Naturales, que realizaría de la mano de Adolfo Ernst.

Como inspector ferroviario, se traslada a los andes para chequear las líneas del Táchira y La Ceiba, aprovechando la oportunidad para explorar la flora y la geografía de la región, realizando el primer levantamiento geodésico de la cordillera andina, lo cual es considerado uno de sus principales aportes a la ciencia.

Posteriormente se traslada al estado Zulia, donde estudia aspectos etnológicos y lingüísticos de las comunidades indígenas de la zona (Guajiros y Paraujanos)

El legado

Entre sus otros aportes se cuentan un herbario de más de 1200 especies de plantas, la participación en la creación de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, la fundación de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, de la cual funge como director hasta la fecha de su muerte en 1940.

Con información de la colección Rostros y Personajes de Venezuela de El Nacional.

Menú de cierre