Mediante un trabajo periodístico Paola Martínez (@mpaolams) periodista de la unidad de investigaciones del portal (@RunrunesWeb) pudo constatar la alarmante caída de opciones para lograr salir del país. Precisó que en el pasado existía la oportunidad de viajar a 24 países, hoy en día sólo hay posibilidad de visitar diez. A su juicio, poco a poco “nos estamos quedando aislados”.

Asimismo, señaló que semanalmente solo 16 mil personas pueden viajar fuera del país, correspondiente a la oferta de asientos disponibles de las aerolíneas que actualmente operan en el país. Explicó que hace cuatro años se contaba con una apertura de hasta 56 mil puestos. Agregó que de 22 compañías que prestaban servicios, solamente once siguen activas con capacidad operativa reducida, según contabilización realizada en el mes de julio.

Indicó que antes Venezuela era punto de escala para viajes entre países por su estratégica ubicación geográfica, sin embargo, debido a los diversos problemas causados por la crisis económica y malas políticas aeroportuarias esto se acabó.

La comunicadora aseveró que también se ha visto afectada la venta de boletos en bolívares, puesto que las aerolíneas no pueden comprar ni siquiera la gasolina para los aviones con esta monda, por lo que se ven obligadas a aumentar las tasas y ofertar sólo en dólares. No obstante, para los venezolanos es cuesta arriba coseguir dólares por el sistema de control cambiario que rige el país.

Esta problemática también afecta las rutas nacionales, Martínez reveló que en esta época de temporada alta sólo salen cuatro vuelos diarios hacía la isla de Margarita lo que afecta considerablemente el turismo. Por otro lado, confirmó que la cantidad de tiempo en constante uso de las unidades-alrededor de 30años- también causa desconfianza entre la población viajera a nivel nacional.

Paola Martínez, fue entrevistada en el programa “En Este País”, conducido por Andrés Cañizález (@infocracia) y Piero Trepiccione (@polis360), transmitido por la Red Nacional de (@radiofeyalegria)

Menú de cierre