La arepa se va a poner más cara: Polar pide aumento del precio justo para cubrir costos

Empresas Polar publicó una nota de prensa en la que explica sus argumentos para un necesario aumento de la harina precocida de maíz y los problemas que actualmente enfrenta su producción en Venezuela.

1) Actualmente producimos a pérdida: La falta de revisión del precio de la Harina Precocida de Maíz ha generado un rezago que impide cubrir los costos, por lo que la producción de este rubro arroja pérdidas.

2) El precio regulado de un kilo de Harina Precocida de Maíz es de 7,41 bolívares. Este precio fue fijado hace casi un año, en agosto de 2013. Desde entonces, los costos de producción, incluyendo fletes, insumos, equipos, repuestos y compromisos laborales, han aumentado significativamente. La inflación acumulada de los últimos 12 meses alcanza 60,9%.

3) La cosecha nacional de maíz blanco es insuficiente: Debido a factores climáticos, y como consecuencia de la regulación del precio al productor, que incentiva la sustitución del cultivo de maíz por el de otros cereales, calculamos que la oferta de maíz blanco nacional será menor a la del año anterior, y resultará insuficiente para cubrir la demanda de la industria. Por lo que el Gobierno deberá importar la materia prima necesaria.

4) El resto de los productores nacionales de maíz, afirma Polar, están en condiciones similares y les afecta la escasez y el aumento de precios de los insumos. Los productores agrícolas deben tener acceso a los insumos necesarios para su actividad y recibir un precio por cosecha que incentive la producción de maíz blanco.

5)  No todas las empresas trabajan a máxima capacidad: Alimentos Polar mantiene firme su compromiso de producir a la máxima capacidad que permita la materia prima disponible. Sin embargo, nuestras instalaciones representan solo 48% de la capacidad instalada del país, por lo que no podemos atender la totalidad de la demanda del mercado. Para que haya suficiente Harina Precocida de Maíz, los demás productores, incluyendo las plantas manejadas por el Estado venezolano, deben producir también a máxima capacidad.

6) La solución de estos problemas pasa necesariamente por una urgente revisión del precio de la Harina Precocida de Maíz, para que las empresas puedan cubrir los costos de producción y obtener la ganancia razonable a la que tienen derecho, de acuerdo con lo consagrado en la Ley Orgánica de Precios Justos. Sólo así la política de precios se convertirá en un estímulo al aumento de la producción que tanto necesita Venezuela.

7) Las empresas productoras en manos del Estado deben tomar sus propios correctivos, para que el país cuente efectivamente con los beneficios de estas capacidades productivas.

8) Alimentos Polar reitera la propuesta presentada el año pasado de adquirir o alquilar la instalaciones en manos del Estado para ponerlas a producir al máximo de su capacidad.

Vía  Empresas Polar

 

Rodolfo A. Rico

Editor en jefe de El Cambur.A mi lo que me gusta es echar el cuento. Yo escribo.Como periodista, creativo, en negro, publicista y lo que haga falta. Soy autor del libro: "Cómo acabar con los libros de autoayuda".
Menú de cierre