Ni aumento salarial ni bono de alimentos alcanzan para el mercado completo (+infografía)

Ni aumento salarial ni bono de alimentos alcanzan para el mercado completo (+infografía)

El reciente aumento salarial –el segundo del 2017- decretado por el Ejecutivo para el 1° de mayo no compensa el incremento de los alimentos que mes a mes adquieren un valor sin precedentes. En la actualidad, el ingreso mínimo del trabajador venezolano tiene como piso mensual 200 mil 21 bolívares (Bs 200.021), no obstante, es solo para los empleados formales del sector privado y público quienes reciben el bono de alimentación de 135 mil bolívares adicionales a los 65 mil 21 bolívares del nuevo salario mínimo.

Los pensionados, un grupo vulnerable que en su mayoría superan los 60 años, dejan de percibir este bono. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro sorprendió con la asignación de un pago adicional de tan solo 19 mil 506 bolívares (Bs 19.506,4) lo cual ubica su pensión en 84 mil 527 bolívares (Bs 84.527,4).

Lejos y engavetada quedó el único instrumento legal que rompió el cerco del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y se trata de la Ley de Bono de Alimentación y Medicamentos para Jubilados y Pensionados, aprobado por la Asamblea Nacional (AN) el 21 de marzo de 2016, con el voto salvado de los diputados oficialistas. La sentencia N° 327 de la Sala Constitucional, de fecha 30 de abril de 2016, aprobó su vigencia y resolvió que el Poder Legislativo y el Ejecutivo debían coordinar para el financiamiento puesto que estaba sujeto al presupuesto nacional y los recursos de la Tesorería. A pesar de los intentos de la Comisión de Finanzas del Parlamento, eso no se concretó.

Hay que dejar claro que ni el bono de alimentación ni los otros pagos adicionales por vía extraordinaria tienen incidencia salarial a efectos del pago de vacaciones, utilidades de fin de año o prestaciones sociales.

Más dinero, menos alimentos

De acuerdo al Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) que proporciona el historial de la canasta alimentaria en 11 rubros diferentes, en el primer trimestre de 2017 aumentó 183 mil 161 bolívares (Bs 183.161,49). Solo en marzo tuvo un costo de 605 mil 416 bolívares (Bs 605.416,05) presentando una variación intermensual de 8,9%/Bs 49.688,80.

Según estos cálculos, un trabajador necesitaba en el tercer mes de este año un mínimo diario de 20 mil 180 bolívares para alimentar a su familia. Es decir, hasta marzo se requería de al menos cuatro salarios integrales (salario mínimo más bono de alimentación) para que todos los miembros de la familia disfrutaran de los alimentos sin contemplar ningún otro gasto: vivienda, transporte, servicios, educación, medicinas, ocio.

Estiman el precio según lo que exista en el mercado: alimentos regulados, revendido e importado. En el gráfico pareciera congruente que la CAT incrementa de acuerdo al precio de la Divisa Controlada (Dicom) y no del dólar paralelo. La producción nacional he mermado y se ve refleajado en los anaqueles de los establecimientos comerciales, sin embargo, para agosto de 2016 el Ministerio de Salud oficializó la libre venta y consumo en todo el país, de alrededor de 1.300 alimentos y bebidas que aparecen publicados en la Gaceta Oficial N° 40.959, de fecha 4 de agosto de 2016.

El Gobierno ha acusado a los empresarios privados de “una guerra económica”, mientras Venezuela galopa a una inflación desproporcionada donde las medidas tomadas han sido inefectivas. En julio de 2016 daban un plazo de 6 meses para combatir la escasez a través de la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

Para el mes de marzo, calcularon que no se conseguía con regularidad 18 productos: carne de pollo (entero regulado), hígado de res, carne de cerdo, café, leche en polvo, pasta regulada y no regulada, arroz regulado y no regulado, harina de maíz, aceite, azúcar, harina de trigo, queso blanco duro (del más económico), queso amarillo (del más económico), margarina, mayonesa, caraotas negras, lentejas y pan (regulado).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) contempla un indicador con 20 productos que denomina la Canasta Alimentaria Normativa (CAN), incluido en el Índice Nacional de Precios al Consumidor. Desde el año 2014 no actualizan las cifras. Tanto el Cenda como el INE toman en consideración los mercados libres, mercados populares, Mercal, Pdval, abastos y bodegas. Además, el primer organismo incluye los CLAP.

El Cenda es una de las tantas instituciones que se encarga del estudio, análisis, elaboración y publicación de los temas y procesos que impactan al mundo sociolaboral, específicamente, en la calidad de vida y condiciones laborales de los trabajadores de Venezuela. Desde 1984 realiza el seguimiento de la CAT, al principio con 13 productos alimenticios que proporcionan la mayoría de las calorías a la población y, a partir de 1998, se estructuró en 60 productos.

Menú de cierre