Vladimir de Chelminski y Richard Hernández: solidaridad y transformación para aguantar la pela

Vladimir de Chelminski y Richard Hernández: solidaridad y transformación para aguantar la pela

Generosidad y solidaridad son dos virtudes que identifican a los venezolanos, por eso hemos sido capaces de sobreponernos a diferentes crisis, levantarnos en las oportunidades y crecer en la adversidad. Quienes deciden quedarse en el país –como aquellos que emigraron- cambian unas situaciones por otras, pero hacen un esfuerzo por encontrarse y compartir, valorando eso que Augusto Mijares llamó “lo afirmativo venezolano”.

Cada día se multiplican las iniciativas positivas que frenan la polarización y la mal llamada viveza criolla, representadas en propuestas humanas capaces de ver a unos y otros como parte de un mismo entorno, abollados por las necesidades pero con ideas para transformar la convivencia.

Es así como a Vladimir de Chelminski y Richard Hernández se abocaron a construir, junto a otros colaboradores, una “movida” que ofrece alternativas para palear la escasez y los elevados costos de alimentos procesados, con soluciones concretas que invitan a comer mejor con lo que hay. La idea surgió en la espontaneidad de un chat donde cada quien planteaba sus preocupaciones, “resuelves” y los participantes hicieron una bola de nieve con planteamientos que llegaron a concretar rápidamente.

Richard Hernández (izq) y Vladimir (der), durante una entrevista con Telemundo. Cortesía Vladimir de Chelmiski
Richard Hernández (der) y Vladimir (izq), durante una entrevista con Telemundo. Cortesía Vladimir de Chelminski

Aguantando la Pela, peripecias, tips y soluciones alimenticias, nació como un grupo de facebook el 11 de junio de 2016 y, al cumplir un mes su éxito era indiscutible, ampliamente reseñado dentro y fuera del país. “Es la llama que quiere volverse un incendio”, recuerda Richard, uno de los padres del proyecto. Hoy, después de cuatro meses, tiene más de 90 mil miembros, ampliaron sus redes a otros medios sociales, ahora llevan un blog y continúan desarrollando iniciativas como el reciente grupo: Transformando la Pela, economía solidaria, productos, servicios y voluntariado.

Sus creadores coinciden en señalar que los resultados del grupo han sido mejor de lo esperado y esto les ha permitido una conexión más cercana con los ciudadanos de a pie. “Nos ocupamos de hacer ver que detrás de la catástrofe se esconde algo genial”, comenta Vladimir quien se define como un amante de la naturaleza, de la aventura y los viajes.

Para ambos, Aguantando la Pela es una idea potencial para otros emprendimientos, una iniciativa social que busca la oportunidad de enseñar a los interesados a reinventarse con un nivel de conciencia sobre lo que ocurre en nuestro entorno, ofreciéndole herramientas para cambiarlo. La meta es llevar este conocimiento a todos los rincones de Venezuela y, a largo plazo, internacionalizarlo como un modo de vida sustentable. Sus palabras al respecto son poderosas: “que el mundo entero nos ponga de ejemplo de un país rico que se empobreció económicamente pero que creció espiritualmente durante la transición”, señala Vladimir.

De interés  Organizaciones civiles denuncian omisión de información sobre Venezuela en informe de la FAO
Encuentro del grupo Aguantando la pela en Lara, cortesía Vladimir de Chelmiski
Encuentro del grupo Aguantando la pela en Lara, cortesía Vladimir de Chelminski

La prioridad es el tema alimentario, por lo que proponen aprovechar al máximo las bondades de la naturaleza y todo lo que ella nos ofrece: verduras, frutas, conchas, semillas, raíces. En este sentido, su labor es guiar y direccionar las inquietudes de la audiencia que está dispuesta a afrontar la realidad. Para Vladimir esto implica: comer sano, reciclar, sembrar, tener buenos principios, cuestionar el sistema de vida y romper paradigmas. “En la vida todo es balance y equilibrio, todo puede ser bueno si lo sabemos medir. El conocimiento puede traer cambios a una persona pero debe ser espontáneo y gradual, nada forzado, todo fluido”, confiesa.

Una movida simplemente humana

Este par de caraqueños también ha sorteado ciertas circunstancias que prueban su capacidad emprendedora. Decidir quedarse en el país y aguantar la pela para seguir ayudando fue el mayor obstáculo para Vladimir. Richard agrega que en el país lo complicado ha sido “lidiar con gente radical en sus ideas, la intolerancia, la polarización política que tiene a todo el mundo estresado y en modo súper reactivo”.

Este espacio colaborativo no discrimina y siempre está bajo la mirada acuciosa de algunos, ya sea para criticar o para aportar: “Si propones la idea de sembrar alimentos te vuelvas sospechoso de ser pro gobierno y si mencionas que con la crisis hay muchas personas pasando hambre y promueves la solidaridad, entonces ya eres sospechoso de ser pro oposición”, enfatiza Richard, aunque resalta el espíritu de cooperación y motivación.

“Estamos promoviendo ser pro activos, no dejarnos arrastrar por la desesperanza y la frustración, la propuesta es resolver con lo que hay, con lo que sí dependa de ti, con lo que esté en tus manos y posibilidades, aunque parezca insuficiente, seguir adelante, convertirnos en protagonistas y abandonar la posición pasiva de espectador o de víctimas”, aclara Richard.

Son “cero política”, en un espacio de igualdad tratan de alejarse de un tema que lo impregna todo y tienen sus normas para evitar cualquier eventualidad, por eso están atentos tanto administradores como comunidad. “En el grupo es fácil que se prenda una mecha política por tonterías pero rápidamente la gente reporta la situación y un administrador o desactiva los comentarios o borra la publicación y se expulsa a la gente que insulte”, comenta Vladimir.

De interés  Conozca las 5 líneas "para la recuperación y contraofensiva" que presentó el presidente Maduro

Explica, además, que valores como la solidaridad, cooperación y bondad son pilares del proyecto y es necesaria una transformación interior para una exterior, como dice Richard “cambiar la queja por enseñanzas”. No se trata de conformismo, es “ser realistas y sobrevivir dignamente; no es más que una transición pero pase lo que pase, estaremos preparados”, puntualiza Vladimir.

Cortesía Vladimir de Chelmiski, Aguantando la pela
Encuentro de miembros del grupo Aguantando la pela. Cortesía Vladimir de Chelminski.

Un viaje difícil de escapar

Tienen anécdotas que contar. Crearon un grupo secreto con expertos, amigos y otros colaboradores para trazar la estrategia y decisiones sobre el tema, darle fundamento conceptual, promover contenidos relevantes, proponer proyectos y, así alcanzar el mayor rendimiento posible con los pocos recursos que tienen. “El grupo de dirección es un viaje aparte”, dice Vladimir.

“Aguantando la Pela en verdad está ayudando a la gente, nos fue atrapando en una dinámica de trabajo que ahora ni podemos ni queremos escapar de ella”, cuenta Valdimir quien ahora se dedica tiempo completo al grupo, al igual que Richard, intercalando con otras responsabilidades. Ambos han empezado a reforzar sus conocimientos en nutrición, formación práctica y aplicar lo aprendido en cuanto a desarrollo personal.

Vladimir tiene descendencia polaca, comunicador social de la Universidad Santa María, con una productora audiovisual llamada Yanomami Films cuyo slogan es “comunicación del espíritu” y a través de la cual desarrollo diversos trabajos sobre la conciencia, el buen vivir y el estilo de vida ancestral. Trabajó en una organización británica llamada Nektarina non profit que propuso un proyecto educativo sobre sustentabilidad en diferentes países del mundo, entre ellos, Venezuela del cual era su representante.

“Se hacen grandes esfuerzos por crear modos de vida sustentables, motivar a la gente a consumir menos, reciclar, comer sano y pensar siempre en el ambiente. A pesar de que hay grandes comunidades adoptando estos ideales seguimos siendo una minoría”, dice.

Richard, de padres venezolanos y ancestros canarios, estudió mercadotecnia. Se dedicó a un emprendimiento propio: la fabricación de juegos educativos y productos para la enseñanza y el entretenimiento de los niños, Desarrollos Kikiriki, crecer y aprender jugando. Aunque su verdadera motivación está en lo espiritual, donde confluyen varios personajes pero el más representativo es Prem Rawat, su maestro e inspiración; también, Eckhart Tolle de quien se ha nutrido de valiosos aprendizajes.

Confiesa su amor y respeto hacia la naturaleza, lo canaliza a través de la práctica de la Permacultura, una forma armónica de mejorar la calidad de vida de las personas. “Es comprender por medio de la observación cómo funcionan las cosas naturalmente e ir aprendiendo lo que llamamos tecnologías apropiadas, que son maneras muy sencillas de hacer, muy antiguas, ancestrales algunas de ellas. Por ejemplo, sembrar sin pesticidas ni fertilizantes químicos para obtener alimentos orgánicos y saludables, el manejo de energías limpias, construcción de viviendas con elementos naturales y reciclados”.

De interés  Felices fiestas, a pesar de todo
grupo-aguantando-la-pela
El grupo de Facebook de Aguantando la Pela.

Ser parte de la solución

Ambos emprendedores sociales coinciden en afirmar su satisfacción por ser parte de la solución y no del problema, y el alcance de este proyecto. Tienen una hoja de ruta en la que abocan a diario. Primero, se consolidan en el uso de las redes de difusión y grupos de trabajo en todo el país para agregar valor; en la actualidad preparan un primer recetario familiar de Aguantando la Pela con desayunos, almuerzos, cenas y postres (7 de cada uno) y coordinados por un nutricionista para cubrir los requerimientos básicos necesarios. Se proponen a crear una fundación que le permita organizarse, tejer redes humanas de cooperación y voluntariado, establecer alianzas y lograr apoyos, además, planifican talleres y crear materiales educativos impresos y audiovisuales como mecanismos de autogestión.

En un futuro aspiran a transmitir la experiencia venezolana de resiliencia que es el espíritu central de lo que hacen. “Como sabemos la pela también la llevan millones de personas en todas partes del mundo, hay mucho trabajo por hacer, que llena de satisfacción y da un hermoso sentido a estar aquí en esta oportunidad en que existimos”, comenta Richard.

Estos dos venezolanos insisten en que no hay que perder la esperanza.

“Seamos resilentes pero no tontos, busquemos la unión y el entendimiento, trabajemos la tolerancia y la humildad, seamos pacientes pero activos, reconozcámonos en el otro y seamos compasivos. Actuemos siempre con bien y contagiemos la buena onda y los valores”, propone Vladimir.

El mensaje de Richard es unir esfuerzos ante las adversidades que se viven actualmente para crear una realidad diferente a la actual, “para que Venezuela se convierta en un lugar más parecido al hogar que soñamos y merecemos vivir”.

Puedes seguir a los héroes de esta semana a través de sus redes: En Facebook Aguantando la pela y Transformando la Pela; su blog, en twitter: @aguanta_lapela, instagram @aguantandolapela.

Comentarios

Comentarios

Close Menu

Roda Saab Ganam. Empresario parte del entramado de Samantha Gray.
Highfrancys Herrera. Empresaria parte del entramado de Smanatha Gray y Candidata a la Asamblea Nacional por el PSUV.
Mary Luz Gianetti. Empresaria parte del entramado de Samanta Gray.
Samantha GRay en la portada de la revista Caracas dónde confirmaba su relación con Graterón.

Comentarios

Comentarios

De interés  Unas cuantas sombras de Samantha Gray